VIGO

Casco Vello se revela como zona VIP de alquiler tras el Centro-Areal

El arrendamiento en Vigo crece un 7% en un año y se pone en 8,50 euros el metro cuadrado, el más caro de Galicia

Alquilar vivienda en el centro se está poniendo cada vez más caro.
Alquilar vivienda en el centro se está poniendo cada vez más caro.
Casco Vello se revela como zona VIP de alquiler tras el Centro-Areal

 Vigo es la ciudad gallega con los precios de alquiler de vivienda más caros. Según el último informe de la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegein), el precio medio de alquiler en la ciudad ha alcanzado los 8,50 euros el metro cuadrado, frente a los 5,80 de Pontevedra o los 5,20 de Ourense. Esto quiere decir que la misma vivienda de 90 metros cuadrados cuesta 765 euros al mes en Vigo, 522 en Pontevedra y 468 en Ourense.
En el análisis de Fegein, por barrios, el Casco Vello se revela como la nueva zona VIP del alquiler en la ciudad, al alcanzar un precio  medio de 10 euros el metro cuadrado, solo superado por la zona Centro-Areal, que llega hasta los 11 euros el metro cuadrado. En tercer lugar estaría la zona residencial de Coruxo-Oia-Saiáns, con un precio medio del alquiler de 9 euros el metro cuadrado.
En cuanto al alquiler más barato de la ciudad se puede encontrar, según las empresas inmobiliarias, en las parroquias de Candeán y Cabral, donde el precio medio ronda los 4 euros el metro cuadrado y en Valladares-Beade, con 4,50. Un poco por encima está la zona de Praza da Industria, con 6 euros el metro cuadrado, la contigua de Berbés-Peritos, con 6,10 euros el metro cuadrado y también Fátima-Travesía deVigo, a 6,40, y Coia, a 6,50.
En la ciudad en 2016 el 20,63% de los hogares eran en arrendamiento pero en 2017 ese porcentaje subió hasta un 23% del total de viviendas de primera residencia.
Vigo, que es la urbe gallega más dinámica en el mercado de alquiler, según señala Fegein, también ha reducido su oferta en un 40% en la comparativa interanual. Ahora mismo son unas 480 viviendas las que están en alquiler en comercialización.
Para el presidente de Fegein, Benito Iglesias, "esto es lo más preocupante ya que, no solo anticipa un nuevo incremento del precio, sino que es un mercado que tiende al colapso de la oferta y la demanda en menos de dos años", advierte.
Precisa que el hecho de que la ciudad "no tenga capacidad de obra nueva, al no tener un plan general aprobado en su totalidad, resta soluciones al problema, agravado por una constante demanda derivada de la movilidad laboral y de una creciente carga de trabajo de su tejido económico y empresarial", señala.
Así que Iglesias Padrón concluye que "lo que debería ser positivo, que es más empleo, lo complica el no tener un parque de vivienda en alquiler para atender tan fuerte demanda", precisa.
Pero esta moneda tiene otra cara, que es la de los arrendadores, para los que aumenta de forma progresiva la rentabilidad de sus viviendas destinadas al alquiler, "lo cual deriva y lo seguirá haciendo, a un incremento constante de la compraventa de vivienda usada por parte de inversores para destinarlas al alquiler", apunta el líder de los inmobiliarios gallegos.
Todo ello origina "un mercado de la vivienda en Vigo altamente especulativo" al que se suma la vivienda vacacional en alquiler, que sigue ganando cuota de mercado y merma aún más la poca vivienda en oferta.  

Precio vivienda vigo

Propuesta: alquiler social por parte de los concellos

 La Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegein) está  detectando "graves problemas" en la falta de oferta para las personas o familias con todos sus miembros desempleados, ya que a día de hoy los propietarios de viviendas no las alquilan si el contrato de arrendamiento no va acompañado de justificantes de ingresos como nóminas o pensiones.
Ante esta situación, que se agrava a medida que pasa el tiempo, Fegein propone como una de las soluciones a este problema que "los ayuntamientos compren viviendas vacías para destinarlas al alquiler social". El presidente de la federación de inmobiliarias, Benito Iglesias, señala que entre las condiciones que deberían exigir desde los ayuntamientos está el no comprar un inmueble que sea inferior a los 45 metros cuadrados y tampoco supere los 140 metros cuadrados. También propone que tenga una serie de condiciones mínimas como al menos un dormitorio, una cocina, salón y baño independiente. Además, deberá estar libre de cargas económicas y tener pagadas las tasas municipales y de suministros al día.