CELTA

Carlos Mouriño insiste en la compra de Balaídos

El presidente del Celta defenderá hoy su proyecto en el Club Financiero de Vigo

Carlos Mouriño, junto a sus vicepresidentes Pedro Posada y Ricardo Barros y el consejero Antonio Rosendo.
Carlos Mouriño, junto a sus vicepresidentes Pedro Posada y Ricardo Barros y el consejero Antonio Rosendo.
Carlos Mouriño insiste en la compra de Balaídos

El presidente y máximo accionista del Celta, Carlos Mouriño, está decidido a llevar a cabo su proyecto de futuro para el club vigués, que tiene como eje fundamental la compra del estadio de Balaídos. El alcalde de Vigo, Abel Caballero, ha rechazado tal posibilidad de manera tajante y ha asegurado en varias ocasiones que Balaídos será "siempre" público. Sin embargo, Mouriño no se rinde y hoy inicia en el Club Financiero de Vigo (9:00) una ronda de conferencias en las que expondrá su proyecto de futuro para el club vigués.
El Celta insiste, a través de un comunicado colgado en su página web oficial, en la necesidad de adquirir Balaídos para "dotar de estabilidad" al proyecto que Carlos Mouriño inició hace una década y que está dispuesto a continuar si el estadio pasa a manos del Celta. En ese caso, tal y como señaló cuando en octubre lanzó su propuesta, pondría sus acciones como garantía del préstamo necesario para recuperar el estadio, por lo que sería imposible vender el club. En este sentido, la entidad insiste en que no ha iniciado "ninguna operación de venta", a pesar de que se han recibido ofertas.
"En pocos años el Celta no podrá competir en ingresos con el resto de clubes y, por tanto, afrontará la competición en clara inferioridad de condiciones", explica la entidad presidida por Carlos Mouriño. "El futuro nos exige desarrollar nuevas actividades en el estadio más allá de su uso deportivo como equipo local. El Celta juega en Balaídos pero no dispone de Balaídos, no se le permite desarrollar ninguna otra actividad", añade el club.
La intención del Celta es comprar el estadio para explotar sus bajos comerciales y aumentar el apartado de ingresos extraordinarios de sus cuentas, en el que a día de hoy no es competitivo en comparación con otros clubes de Primera División de similar nivel. Por ejemplo, el Villarreal obtiene el doble de ingresos por márketing y comercialización, pese a estar radicado en una localidad seis veces menor que Vigo en cuanto a población.
A cambio de la venta, el club se compromete a establecer "todas las garantías necesarias para que Balaídos nunca deje de ser un estadio de fútbol, con la renuncia expresa a una posible recalificación".
Una de las cuestiones que todavía no se ha aclarado es la cantidad que el Celta está dispuesto a ofrecer para hacerse cargo del estadio. En su última comparecencia pública, Carlos Mouriño explicó que, evidentemente, el club se haría cargo de las obras de remodelación que se están llevando a cabo en estos momentos con fondos públicos, del Concello y la Diputación. Sin embargo, aunque no lo dijo expresamente, en Praza de España aseguran que estarían dispuestos a pagar una cantidad a mayores, sin especificar cuánto.
Mouriño expondrá su proyecto hoy ante los empresarios en el Club Financiero y en próximas fechas se reunirá con otros colectivos. El martes 13 ofrecerá una conferencia en la universidad y antes tiene previsto reunirse también con representantes de las peñas.n