VIGO

Las dos caras del patrimonio material de Vigo

La ciudad custodia un abundante legado histórico para el que los especialistas reclaman una mayor promoción                  tanto para los turistas como para los locales

Las ruinas de Villa Solita serán musealizadas para usos sociales tras el convenio firmado entre el Concello y la Diputación hace un mes
Las ruinas de Villa Solita serán musealizadas para usos sociales tras el convenio firmado entre el Concello y la Diputación hace un mes
Las dos caras del patrimonio material de Vigo

 La situación del patrimonio histórico en Vigo tiene dos caras: el conservado y el olvidado. Mientras la riqueza arquitectónica del Casco Vello y del Ensanche se revaloriza, al igual que los yacimientos en zonas turísticas como la villa romana de Mirambell, los que se encuentran en las parroquias, como los vestigios prehistóricos (petroglifos o mámoas) permanecen descuidados y con escasa tipo de divulgación. El año pasado se destinaron cerca de 2.000 euros para la limpieza del dolmen Casa dos Mouros, en Candeán, tras sufrir un acto vandálico. Sin embargo, la Ruta dos Dolméns, en la misma parroquia, se encuentra abandonada. Calificada durante el mandato de 2007/2011 como área arqueológica, marca un itinerario por el mayor conjunto funerario del municipio, con 18 túmulos, de los que cinco ya fueron destruidos. La maleza y la falta de señalización es la dominante en el itinerario.
Petroglifos (sin incluir las grabaciones rupestres de Coruxo) y molinos de agua conforman las otras dos rutas etnográficas por Saiáns y Zamáns, de las que apenas se hace mención, ni entran en la programación de visitas guiadas.
Además de los fondos específicos, la concellería de Patrimonio Histórico invirtió en el último año más de 150.000 euros, repartidos en contratos menores, en obras de restauración y recuperación, donde los mayores beneficiarios fueron los yacimientos de Mirambell, con unos 28.000 euros, y del entorno de O Castro (poblado castrexo y muralla), con más de 50.000 euros. 
Las joyas del románico vigués (las iglesias de Castrelos, Coruxo y Bembrive, así los dos puentes, el de Sárdoma y Castrelos) también salieron favorecidos en el reparto de presupuestos. Destacan los fondos destinados, 9.559 euros, a la elaboración de un proyecto para la creación de una ruta que englobase estos cinco enclaves. Respondería a la principal demanda de los medievalistas. Así, Marga Vázquez Corbal, autora de “El arte románico en la antigua diócesis de Tui” (2015) y miembro de O Sorriso de Daniel, reconoce que el estado de conservación de estas construcción es aceptable, sin embargo señala que “falta información sobre ellos, muy poca gente sabe que existen y la importancia que tienen”. Considera que queda pendiente una buena documentación que ponga en relación los ejemplos románicos que se mantienen en la ciudad con otras piezas repartidas por museos (el parteluz del Salvador, del antiguo Santiago de Vigo o el tímpano gótico de Santa María en Pontevedra).
La colaboración entre Concello y Diputación trajo una buena noticia para el patrimonio local. Hace un mes se oficilizaba un convenio por valor de 319.000 euros para la recuperación y la puesta en valor de las ruinas de Villa Solita, en Alcabre. Es una vivienda señorial de finales del siglo XIX, que fue cedida al gobierno municipal en los años 90.
Entre las asignaturas pendientes en conservación destaca el petroglifo de Gondosende (Pedra das Augas), situado en medio de un camino de paso en A Guía, expuesto a las pisadas, sin ningún tipo de protección. El único molino de viento del término municipal se encuentra en Navia, sin señalización y en ruinas. Uno de los cinco pazos de la ciudad y el segundo municipal desde 2010, el de A Raposeira (en Sárdoma), es otro ejemplo de olvido. Por lo que no parece suficiente la inversión en señalización, virtiendo en señalizaciones, la última más de 14.662 euros.


“Echo de menos rutas que descargar en el móvil”

 Xosé Couñago, profesor de gallego en la Escola Oficial de Idiomas, comenzó en 2008 el blog “Patrimonio de Vigo”, el portal más completo sobre los bienes culturales del término municipal. Tal y como explica Couñago, inició el proyecto para cubrir un vacío de información: “En ese año estuve vinculado al movimiento vecinal y me encontré con una riqueza que no conocía; en aquel momento no contaba con ninguna divulgación en internet y ahora sigue igual; prueba de ello es que a través del blog recibo correos de escolares pidiendo datos”. 
Recoge, documenta y analiza el estado de 27 mámoas, 24 petroglifos, 18 petos de ánimas, 15 molinos, nueve iglesias, 27 castros, 18 cruceros, cuatro lavadores, dos yacimientos romanos (Mirambell y las salinas) y los cinco ejemplos de románico (tres iglesias y dos puentes). Incluyen itinerarios por los principales enclaves, marcados a través del google map.
Couñago ya tiene claro su próximo proyecto: “Echo de menos rutas para descargar en el móvil, es algo en lo que estoy trabajando, aunque no tengo los medios con los que sí cuentan las administraciones”. La web de Turismo  propone cuatro paseos por la arquitectura (Vigo Antigo, Marítimo, Señorial y De onte a hoxe) con distintos trazados por el centro, a través de los códigos QR incluidos en las placas, aunque  sin aplicaciones adicionales a móviles.
Conocedor de las 18 parroquias de Vigo y de sus patrimonio material, considera que el estado de abandono es generalizado. “Es especialmente grave en los restos prehistóricos, como el abandono de los grabados rupestres, y en cuanto a los castros, solo está recuperado uno de los 27 que hay en el término municipal”. Uno de los peores atentados contra el patrimonio vigués se cometió con los petos de ánimas de Beiramar. “Son dos ‘esmoleiros’, dedicados al Perpetuo Socorro y a la Virgen del Carmen, en relación con la actividad marinera de la zona; después humanizar el entorno con una pintura mural, colocaron entre ambos una máquina expendedora; denuncié la agresión, pero no han hecho nada”.

Tres joyas del Románico amenazas por el tráfico

O sorriso de Daniel es una asociación sin ánimo de lucro, distinguida por Premios Galegos da Crítica, que vela la conservación del legado románico en toda Galicia. Hace tres años entregaron una propuesta al Concello para la puesta en valor del patrimonio vigués: “Hay tres templos afectados por el tráfico rodado, fundamentalmente Castrelos, ya que la carretera pasa pegada al abside, por lo que elaboramos un plan para desviar el tránsito, incluso de camiones, pero no obtuvimos respuestas”, indica Carmen Varela, desde la asociación: “Además de los efectos perjudiciales que le causa la exposición permanente, es una amenaza constante ante la posibilidad de un accidente”, señala.
Uno de los principales intereses de O Sorriso de Daniel se encuentra en la comarca de Vigo, San Paio de Albelos, un monasterio fundado en el siglo X, en un estado ruinoso, tal y como reconoce Varela: “Es un desastre, como no se haga algo desaparecerá y lo curioso es que es el lugar de nacimiento del San Paio, al que se consagran numerosas iglesias por toda Galicia”. Se encuentra en manos privadas y hasta hace unos meses se ofrecía en venta en un portal inmobiliario. Desde la Diputación de Pontevedra se planteó este verano la posibilidad de intervenir para evitar su derrumbe a través de una cesión a la largo plazo. Sin embargo, no se llegó a concretar nada. En una situación parecida se encuentra el Monasterio de Santa María de Oia, también de propiedad privada: “Es complicado, porque el mismo carácter patrimonial condiciona las actuaciones para mantenerlo”, indican desde la asociación.n