RAFAEL HERRERO MASSIEU DIRECTOR DE UNA PRODUCTORA DE DOCUMENTALES SUBMARINOS

“El calderón es para mí un animal totémico con el que he compartido muchas emociones”

La Semana de Cine Submarino muestra hoy dos documentales de Rafael Herrero, “La Palma, isla azul” y “Espejo líquido”,  a las 20:00 en el Teatro Afundación  con entrada gratuita. Herrero es el director de la productora Aquawork y es colaborador habitual de las principales televisiones del mundo. Esta tarde participa en el coloquio.

Rafael Herrero es director de la productora Aquawork.
Rafael Herrero es director de la productora Aquawork.
“El calderón es para mí un animal totémico con el que he compartido muchas emociones”

n n n ¿Qué muestra en los documentales que trae a Vigo?
Una visión sobre esa línea que separa los dos mundos, el terrestre y aéreo y el submarino, y todo lo que encierra. Es un tanto poético. Cuando vemos el horizonte pocos imaginan lo que hay debajo. El documental cuenta historias sobre esas criaturas marinas, muchas de las cuales tienen que romper continuamente la superficie para respirar como los cetáceos o las tortugas marinas. La energía del sol es otro de los pilares del documental, es muy importante para las plantas marinas y por la noche sigue latiendo en esos seres. Habla de aguas abiertas sin conexión con la costa y una parte que es el manglar, el ecosistema que se ha adaptado al agua salobre y en el que viven seres peculiares como el cocodrilo marino, que refleja mucho la influencia con la superficie.

¿Qué mensaje quiere dar?
El mensaje es que bajo la superficie del mar, de esa estampa idílica que estamos acostumbrados a ver al atardecer, hay otro mundo que nos permite estar aquí, es el que regula el clima, el mayor aporte de oxígeno al planeta y a la vez el sumidero del efecto invernadero. Está claro que tenemos que verlo con atención y cuidarlo porque nos va la vida en ello aunque no seamos muy conscientes. 

¿Cuál es su imagen favorita?
El calderón para mí es un animal totémico con el que he compartido muchos momentos, muchas emociones alguna no tan agradable. Dentro de “Espejo triste” está, no podía faltar, y hay una imagen de una secuencia en la que sale una hembra con una luz muy especial en la superficie, es mi favorita. Para el productor de la BBC también es la imagen que más le cautiva.

¿Hay más luz en los fondos marinos de Canarias?
Cuanta más visibilidad más luz penetra en los océanos y las algas se pueden desarrollar a más profundidad. En Galicia hay mucha riqueza pero la visibilidad es más reducida. No quiere decir que sea más pobre sino todo lo contrario porque al final son nutrientes. Las aguas oceánicas como las de Canarias son más transparentes pero más pobres en biomasa.
¿La actividad sísmica que hubo en el volcán submarino de Canarias afectó mucho a la especies?
Puntualmente afectó mucho, porque estuvo soltando muchos componentes ácidos, lo que pasa es que también soltó tantos minerales que una vez que se calmó la cosa y el volcán dejó de emitir todo eso fue un caldo de cultivo, un abono. En los océanos no es como en tierra, está todo conectado, las corrientes normalmente van llevando las larvas, los huevos, los alimentos, el mar en ese sentido es muy agradecido. Hubo un paso de esa especie de destrucción a una explosión de vida que no se había visto en muchísimos años. Luego ya se ha ido reequilibrando y ahora conserva el equilibrio que había antes del volcán.

Actualmente está trabajando para la serie Océanos de la BBC. ¿Cómo es trabajar para ellos?¿Hay un nivel de exigencia mayor?
El nivel de exigencia es mucho mayor, con lo cual para mí ha sido un reto, sigue siéndolo porque hasta abril estamos trabajando para ellos. El nivel de exigencia es tan grande que te obliga continuamente a desarrollar cosas o a intentar cosas que en ningún otro momento te habías planteado. Estamos siempre dándole vueltas a la cabeza para lograr los objetivos que nos han marcado y siempre dentro de un código de ética muy grande, porque la BBC no permite ningún exceso y ninguna manipulación. Tenemos que darle la vuelta, buscar artilugios, buscar los  momentos y usar lentes diferentes para filmar cosas que ellos nos están pidiendo. Hay una secuencia de los calderones, de las ballenas piloto, en la que querían escenas de los ojos. Yo, que llevo muchos años filmándolos, nunca me lo había planteado porque es complicado, necesita lentes, teleobjetivos, que en apnea son  difíciles de usar porque la profundidad de campo es menor. Hemos tenido que desarrollar una serie de técnicas y dedicarle muchísimo tiempo pero hemos conseguido esos planos, con lo cual es muy satisfactorio para nosotros. Ellos te marcan unos deberes y tienes que lograrlo, al final es como un examen, pero es un reto muy bonito. n