VIGO

La caída de litigios se acelera en los juzgados tras las reformas

El número de asuntos ingresados y ejecutorias desciende de los 50.000 casos en 2017

El número de asuntos cayó en 2017 un 2% aunque subió en los juzgados de lo penal y de lo civil.
El número de asuntos cayó en 2017 un 2% aunque subió en los juzgados de lo penal y de lo civil.
La caída de litigios se acelera en los juzgados tras las reformas

La litigiosidad continúa cayendo en los juzgados de Vigo después de que en el 2015 se aprobaran una serie de reformas legales que han afectado fundamentalmente a los juzgados de instrucción. En el 2017 hubo un total de 49.894 asuntos registrados, que marca un nuevo récord, a la baja, en las cifras registradas en la ciudad. El año pasado se registraron 51.000 causas y en 2009, 84.000.
Con un total de 45.329 asuntos ingresados en los más de 30 juzgados, además de 4.000 ejecutorias, la carga de trabajo ha descendido un 2,2% en comparación con el 2016 y un 40,6% en relación al 2009.
La razón de la caída continuada son las reformas penales. El archivo de las causas sin autor conocido, que ya no van a juzgado, o la despenalización de los accidentes de tráfico con daños han disminuido las demandas en esta jurisdicción.
Si el año pasado los juzgados de Instrucción finalizaban 2016 con más de 22.000 demandas, en el 2017 se registraron un total de 19.383.
También se reduce el trabajo en los juzgados de lo Social, donde en el pasado año se repartieron 5.370 casos frente a los 5.487 del 2016 y los más de 6.000 del 2015.
En cambio, en los juzgados de Penal la carga de trabajo subió ligeramente tras caer de 1.212 a 1.117 casos entre el 2015 y el 2016. Así pues, durante el año pasado se registraron en total 1.191 litigios.
Respecto al juzgado de Violencia sobre la Mujer, el año pasado se registraron 133 asuntos por la vía civil y 1.212 por la vía penal. En el caso del juzgado de lo Contencioso, cerró 2018 con 879 asuntos.
La jurisdicción civil sube en términos generales, pasando de 15.068 asuntos a más de 17.000, a pesar de haber caído el año pasado. Los juzgados de Familia, incluidos en esta jurisdicción, soportan una mayor carga de trabajo cuya consecuencia ha sido la creación de un tercer órgano para dar salida a más casos.