VIGO

Una de cada 13 personas sufre trastornos de voz y no se trata

alertan de que se debe cuidar la voz como herramienta de comunicación y porque puede esconder patologías

Manuel Estévez, en su consulta de Pintor Colmeiro.
Manuel Estévez, en su consulta de Pintor Colmeiro.
Una de cada 13 personas sufre trastornos de voz y no se trata

nnn Entre un 8 y un 10 por ciento de la población sufre trastornos de la voz durante el año pero la mayoría no se tratan adecuadamente, según estimaciones de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) con motivo de la Semana de la Voz, que se celebra estos días. Cualquier trastorno con una duración mayor a dos semanas debe ser atendido por un otorrinolaringólogo para detectar la presencia de lesiones, advierten los expertos. Los estudios poblacionales detectan una prevalencia en torno al 8% en Estados Unidos y Corea del Sur y hasta el 38% en Grecia, pero sólo uno de cada diez acude a un profesional sanitario. Entre los estudiantes la prevalencia durante el año es del 46%, según algunos estudios.
Con motivo de la Semana de la Voz, la SEORL quiere concienciar sobre la importancia que tiene cuidar la voz por ser la principal herramienta de comunicación y, en muchos casos, de trabajo, y de estar alerta ante cualquier molestia duradera que puede esconder una patología grave. 
 El órgano de la voz, la laringe, puede sufrir diferentes trastornos entre los que destacan las ronqueras, afonías y disfonías. “Se trata de problemas que pueden afectar a cualquiera puesto que existen varios factores que influyen en su aparición como pueden ser los cambios bruscos de temperatura, los aires acondicionados, ambientes secos y, sobre todo, el consumo de tabaco y alcohol”, afirma la doctora Isabel García López, presidenta de la Comisión de Laringología, Voz, Foniatría y Deglución de la Sociedad. Además, un mal uso de la misma o un uso excesivo pueden ser perjudiciales, “sobre todo en aquellos profesionales que la usan como instrumento de trabajo”, señala. Si se utiliza de forma incorrecta, las cuerdas vocales se resienten y puede dar lugar a lesiones benignas como los nódulos vocales, pólipos.
 Entre los profesionales con más posibilidades de sufrir trastornos de este tipo se encuentran los docentes, monitores de gimnasio, artistas de la voz cantada y hablada, etc. Entre los profesores españoles la prevalencia va desde un 17% detectada en Castilla y León hasta el 57% en La Rioja y un 43% en otro estudio realizado en Granollers, con un 29% de casos severos. Por otro lado, la prevalencia general de disfonía autoinformada en cantantes es de cerca del 50%.n