CONSTITUCIÓN DEL ÁREA METROPOLITANA

PSOE, Marea y BNG eligen presidente a Caballero con el PP ya ausente

La incorporación de Vigo al transporte metropolitano provoca un bronco debate y la marcha de los populares

Abel Caballero, tras ser elegido ayer primer presidente del Área Metropolitana de Vigo, en su discurso a alcaldes y concejales, con los asientos del PP vacíos, a la derecha.
Abel Caballero, tras ser elegido ayer primer presidente del Área Metropolitana de Vigo, en su discurso a alcaldes y concejales, con los asientos del PP vacíos, a la derecha.
PSOE, Marea y BNG eligen presidente a Caballero con el PP ya ausente

El Área Metropolitana de Vigo quedó ayer constituida formalmente con 14 ayuntamientos y con Abel Caballero -único candidato- como su primer presidente, elegido con los 28 votos de PSOE, BNG y Marea. Los seis alcaldes y los concejales del PP se había ausentado de la Casa das Artes unos minutos antes, tras el juramento como representantes metropolitanos, al considerar que la sesión se había levantado y quedaba aplazada hasta alcanzar un acuerdo sobre el transporte metropolitano y la entrada efectiva de Vitrasa. En un clima de bronca y división absoluta, los ediles de PSOE, Marea y BNG -y el de AER, de Redondela- continuaron adelante y completaron la elección del presidente, entre duras críticas a los populares y a Feijóo y Alfonso Rueda. Los alcaldes de Redondela, Mos, Baiona, Pazos, Soutomaior y Salvaterra se marcharon cuando el regidor de este último municipio, Arturo Grandal, que había presidido la sesión por ser el de mayor edad, dio por finalizado el pleno y citó para continuarlo días más tarde, ya con un consenso sobre el transporte. Pero el secretario  del pleno, el mismo que el del Concello vigués, dijo que no había  motivo para levantar la reunión. Antes, los concejales del PSOE se quejaban de que Grandal había permitido un debate sobre el transporte metropolitano cuando no estaba en el orden del día, lo que valió el enfado de Abel Caballero y Carmela Silva, que calificaron de "golpe a la democracia". 
La sesión se inició con mal pie y con sorpresas. La primera, que Caballero, con 70 años, esperaba presidir la reunión y dirigirla por su edad, pero Grandal es mayor, lo que provocó un visible enfado del regidor vigués. El día anterior había llegado el informe del Consello Consultivo de Galicia donde advertía de que el Área podría constituirse pero que tendría que hacerse efectiva la incorporación de Vigo al transporte metropolitano, con Vitrasa. Los concejales y alcaldes del PP insistieron en que no sería creíble un Área que nace sin transporte, cuando había sido firmado y ratificado. "Si ni lo firmado se cumple, qué podemos esperar, qué hacemos aquí", indicó Nidia Arévalo, alcaldesa de Mos, que hizo de portavoz del PP del Área. Fue también la más combativa y quien con más claridad avisó de que "en estas condiciones, que no son las acordadas", Mos estaría fuera y no participará. Finalmente, tras casi tres horas, Caballero quedó convertido en presidente, el primero del Área, que nace partida y con dudas jurídicas -habrá probablemente recursos- en su segundo intento de constitución. En el anterior no participaron alcaldes y ediles del PSOE -disconformes con la ley aprobada, luego reformada- ni tampoco se eligió presidente. 

El futuro del Área, controvertido, y la Mancomunidad desaparece

Ya existe el Área Metropolitana, sin ningún servicio y con Vigo con rango oficial de capital. El primero tendría que ser el transporte y Caballero aseguró que se solucionarían los problemas una vez constituido el gobierno, integrado por el PSOE con Marea y BNG a su lado. Pero el futuro próximo resulta controvertido. Los concejales y alcaldes del PP no participarán en el Área hasta que no se cumpla el convenio del transporte. "No es lógico que a un vecino de Vigo le paguemos el transporte a Salvaterra y no al revés", dijo Grandal. El alcalde de Cangas, de Marea, se mostró satisfecho con poner en marcha el Área y aceptó que el problema se resuelve "como marca la ley, en los tribunales", un contencioso. El gobierno metropolitano convocará las reuniones de alcaldes y asambleas, la primera para ampliar el club. Aunque Mos ya avisó que no participará en estas condiciones "que no fueron las aprobadas". La Mancomunidad, que llevaba años inoperante, desde ayer desaparece oficialmente.