Bouzas ya tiene más de dos kilómetros de paseo marítimo

EL PUERTO INICIA LAS DOS ÚLTIMAS OBRAS URBANAS EN BOUZAS CON EL PASEO DEL RELLENO Y LA PLAZA ANTE EL LICEO
El paseo de Bouzas se estrenará en diciembre un kilómetro más y sumará así 2,5 desde la iglesia parroquial hasta el final, en la escollera del relleno. Esta actuación, realizada por la Autoridad Portuaria, se encuentra ya prácticamente finalizada y permitirá un largo recorrido marítimo por buena parte del perímetro de esta superficie. El espacio que ganará el paseo de Bouzas contempla una zona peatonal de tres metros de ancho pavimentada con hormigón, y un carril-bici de 2,5 metros que se alarga en paralelo al mar hasta el final de la escollera. La inversión de la Autoridad Portuaria asciende a más de 400.000 euros y no será la última obra en Bouzas, ya que esta semana, el lunes, se puso en marcha la mejora de la superficie situada frente al Liceo, que se convierte en una plaza. Para finalizar la extensión del paseo marítimo e inaugurarlo ya sólo resta la instalación del mobiliario urbano y las zonas ajardinadas. Además, se dotará de una hilera de piedras de un metro de longitud cada una a lo largo de los casi 1.000 metros de la escollera y en la zona más próxima al mar. Con esta medida, la Autoridad Portuaria persigue dos objetivos: dar mayor seguridad a los ciclistas, y que sirvan, al mismo tiempo, como bancos para los peatones. La intervención se completará con alumbrado, en la fase final de la instalación. En cuanto a la remodelación del entorno del Liceo, la Autoridad Portuaria ya adjudicó los trabajos por 600.000 euros, que consistirán básicamente en la transformación de un espacio que hasta ahora era utilizado casi en exclusiva como aparcamiento en una plaza de más de 5.000 metros cuadrados de superficie donde se mantendrán 50 estacionamientos para coches y los existentes para los camiones. Queda por decidir el nuevo emplazamiento del mercadillo que hasta ahora se iba celebrando los domingos frente a la sede social del Liceo gracias a un permiso en precario concedido por la Autoridad Portuaria, que ha delegado este asunto en manos del Concello de Vigo. La concejala Abelairas ya se ha mostrado disconforme con la ‘expulsión’ de los comerciantes. En todo caso, la reforma del espacio tendrá que estar terminada en seis meses, en abril como muy tarde, en víspera del inicio de la campaña para las municipales.

Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Al usar este sitio acepta el uso que hacemos de las cookies Más información >