VIGO

Baffin, nuevo reto de Chus Lago

La alpinista viguesa capitanea la primera expedición de mujeres al casquete canadiense

Chus Lago (cuarta por la izquierda), con Pablo Louro (Gadisa), Vero Romero; José R. Lete (del CSD), Adina Morales (CLUN) y Rocío García (por Sky).
Chus Lago (cuarta por la izquierda), con Pablo Louro (Gadisa), Vero Romero; José R. Lete (del CSD), Adina Morales (CLUN) y Rocío García (por Sky).
Baffin, nuevo reto de Chus Lago

 “No saben donde se meten”. Así presentó la alpinista y concejala viguesa de Medio Ambiente, Chus Lago, a sus dos compañeras de viaje: la cardióloga granadina, Rocío García, junto a la atleta y florista viguesa, Verónica Romero, con la que ya compartió su última aventura en Laponia el año pasado. Las tres conformarán la primera expedición femenina que recorrerá 200 kilómetros, atravesando el casquete polar Barnes, ‘el que nunca se deshiela’, en la isla canadiense de Baffin, que ayer presentaron ante los medios de comunicación. En unas condiciones durísimas, con temperaturas medias de -35 grados y fuertes vientos, disponen de 20 días (25 como máximo) para llegar al otro extremo del glaciar; es el plazo que les dieron los nativos para acudir a buscarlas. Más tarde, el camino es inviable para las motos de nieve.
Emprenderán el viaje este miércoles, volando desde Vigo a Madrid, aunque no llegarán a su destino hasta cuatro días después. Tendrán que hacer escala en Múnich, Otawa y Toronto antes de alcanzar tierra en Baffin. “No sabemos exactamente qué condiciones nos vamos a encontrar porque es una zona poco documentada; tenemos trazado un itinerario provisional, pero es posible que tengamos que modificarlo”, reconoce Lago, que puntualiza que irán ligeras de equipaje. Portarán lo mínimo e indispensable, con trineos de apenas 2 kilos, a excepción de uno más pesado que les posibilite ser autónomas si algo se les estropea. 1,2 kilos de alimento y 230 centímetros cúbicos de combustible por persona completan el equipamiento. Así, con el teléfono por satélite operativo tan solos unas horas al día, iniciarán un camino hacia la luz constante.

La segunda parte de los  1.000 km. sobre el  hielo

Chus Lago, con sus compañeras Verónica Romero y Rocío García (a través de Sky) presentaron la travesía de 200 kilómetros, que junto a la de Laponia (100 kilómetros), realizada el año pasado y la de Groenlandia (800 kilómetros) prevista para el año que viene, conforma el Programa Universo Mujer del Consejo Superior de Deportes. Ayer, lo hicieron público con sus patrocinadores CLUN y Gadisa.

‘Al margen del deporte, es algo al servicio del Medio Ambiente’

 Después de haber escalado las cumbres más altas y ser la primera mujer española y la tercer del mundo en subir al Everest sin oxígeno, Chus Lago se involucra ahora en un nuevo desafío: “Nunca había hecho una expedición con mujeres; aborde muchos proyectos en solitario y quería apostar por algo en equipo; estoy disfrutando mucho”. 
La alpinista destaca que más allá del reto deportivo, tiene un objetivo: “Yo ya alcancé todo lo que quería, pero en este caso, al margen del deporte, hay algo más, se hace al servicio del Medio Ambiente”. Así, Lago y sus compañeras recorrerán una de las zonas más aisladas e inaccesibles del planeta para concienciar sobre el efecto invernadero. “Los inuit (nativos de Baffin) le llaman a este casquete ‘la tierra que nunca se derrite’, pero ya ha comenzado a sufrir el deshielo;  por eso es importante que cada vez que se hable de nuestra expedición, también se va a hacer del cambio climático”, afirmó Lago.
Las tres expedicionarias llevan dos años preparándose con esquí de carretera o pruebas de arrastre con un sistema ideado por ellas que permite modificar el peso. Todo ello complementado con una dieta sin gluten y mucho descanso: “Lo peor es el estrés y de eso el político tiene mucho”, asegura Lago.