VIGO

Atados a una cadena de por vida

 Libera denuncia un nuevo caso en Vigo, ciudad que registra la mayoría de las denuncias de Galicia donde tienen documentadas 321 situaciones de "cadena perpetua" que incumple la ley de Bienestar Animal

El caso de "Ron", que lleva atado siete años, incendió las redes sociales.
El caso de "Ron", que lleva atado siete años, incendió las redes sociales.
Atados a una cadena de por vida

 Vigo, con unos sesenta casos registrados, es una de las ciudades gallegas con mayor número de perros encadenados de Galicia. La Asociación Libera denunció recientemente un nuevo caso de un ejemplar "condenado a cadena perpetua en una construcción improvisada". Este es "un caso más de los muchos que se están denunciando y que recogemos en la página sencadeas.info en la que se publican los casos de los que tenemos conocimiento", explica Rubén Pérez, responsable de esta ONG que vela por el cumplimiento de la recientemente aprobada ley de Bienestar Animal, que prohíbe explícitamente mantener a un perro atado de forma permanente. 
Una situación que sin embargo padece desde hace siete años "Ron", atado con una cadena de dos metros en medio de basura y excrementos. Este caso fue uno de los últimos en incendiar las redes sociales. La situación de este pastor caucásico es "extrema y sin embargo el veterinario municipal consideró que pese a no estar en las mejores condiciones higiénicas, no era necesario intervenir", explica una de las activistas de la protectora Respeta, Rescata, Protege y Educa que denunció el caso.
 En la actualidad, y después de una campaña de recogida de firmas en Change.org que supera los doce mil apoyantes, "el perro sigue en el mismo sitio", aunque los animalistas aseguran que "seguiremos luchando para que cambien las cosas y se aplique la legislación".
Libera tiene documentados en la actualidad un total de 321 casos de perros encadenados en toda Galicia. Las situaciones son denunciadas "por los vecinos o personas que conocen el lugar y las condiciones en las que está el perro", comenta Rubén, que reconoce que pese a que la situación "es mala", se ha adelantado algo con la nueva legislación, ya que antes "estábamos completamente atados y no había forma de actuar cuando nos encontrábamos con este situación que es muy frecuente tanto en zonas rurales como en urbanas, ya que en las ciudades no es raro que denuncien perros que están confinados en terrazas o patios sin apenas lugar para moverse o carecen de un lugar en el que refugiarse". El empujón que ha dado la nueva ley a las denuncias señala "es muy importante, ya que desde el mes de febrero hemos recibido 44 casos nuevos".