VIGO

El artífice del Ensanche vigués

Jaime Garrido presenta mañana, en la Casa del Libro, su estudio sobre el arquitecto Jenaro de la Fuente Domínguez, publicado por el Instituto de Estudios Vigueses, donde recupera su legado constructivo

la Casa Nandín, en la Alameda.
la Casa Nandín, en la Alameda.
El artífice del Ensanche vigués

 Castellano de nacimiento (1851), Jenaro de la Fuente Domínguez llegó a Vigo con 23 años. Padre del también arquitecto, Jenaro de la Fuente Álvarez, su mano está detrás de muchos de los grandes edificios de entre siglos de una ciudad que estrena el primer Plan General de Urbanismo en 1878. 
Jaime Garrido recupera su figura y su legado en “El gran artífice del Ensanche vigués y su abundante obra arquitectónica”, un libro, editado por el Instituto de Estudios Vigueses, que presentará mañana en la Casa del Libro. Su autor, que durante décadas acopió documentación de Jenaro de la Fuente, justifica la publicación de esta monografía con su obra más importante porque “además de ser la más abundante, es la que nos faltaba de los tres grandes y más prolíferos profesionales de la arquitectura histórica viguesa: el aludido, Michel Pacewicz y Manuel Gómez Román”. 
Jenaro de la Fuente Domínguez es uno de los representantes del eclecticismo internacional que demanda la burguesía viguesa en plena expansión. Se caracteriza por composiciones arquitectónicas con simetría y homogenización de vanos y balcones. En su estudio, Garrido recoge 79 edificios que aún se conservan en Vigo firmados por Jenaro de la Fuente Domínguez, nueve atribuidos y once supuestos, veinte construcciones ya desaparecidas en la ciudad, así como proyectos no realizados u obras levantadas en otros ayuntamientos como el Gran Hotel de Mondariz. 
Los diez más significativos comienzan por su residencia personal: un palacete levantado en Romil, entonces en las afueras. rodeado de un jardín, en la primera mitad de 1890 para que su mujer, Isolina, disfrutase de aire puro. 
La Casa Barcena, ahora el Centro Social Afundación. Fue encargada por el Conde de Torrecedeira para albergar siete casas particulares. Se terminó en 1884.
La Casa Bernardo Rodríguez, un edificio de viviendas, proyectado en 1883. La fachada dió origen a la plazoleta de Colón, hoy conocida como a Praza da Farola.
El Hotel Universal. Inicialmente se proyectó en 1888 para viviendas individuales.
La Biblioteca Central (Edif. Ferro). En 1889 fue contratado por Pedro Román para una ampliación.
La Casa de Prudencio Nandín, en la Praza de Compostela. Se completó en 1900. Es de los edificios más monumentales de la Alameda.
El Edificio Bonín, proyecto en 1909 en Areal, fue un encargo de Manuel Rodríguez y una de sus obras más representantivas.
El Edificio Pardo Labarta, de 1911, sigue deslumbrando desde la Porta do Sol.
Benigno y Camilio Fernández le encargan en 1913 uno de las construcciones modernistas más fastuosas de la ciudad, en Urzáiz,28.
Finalmente, el recorrido por el legado de Jenaro de la Fuente Domínguez finaliza en su panteón modernista, en Pereiró, de 1910.

Capturar-1