VIGO

Los arquitectos premian las obras de la depuradora viguesa

 La 17 edición del “Gran de Area de Aportación á Arquitectura” se fijó este año en la calidad de esta obra promovida por Acuaes

Los arquitectos premian las obras de la depuradora viguesa

n n n Las delegaciones del Colegio de Arquitectos de Vigo, Ourense y Pontevedra decidieron otorgar uno de sus premios “Gran de Area de Aportación á Arquitectura 2017” a la obra de la estación depuradora de aguas residuales del Lagares. 
Las obras de esta macroinfraestructura están prácticamente acabadas y en fase de pruebas, con lo que resta poco para su puesta en marcha definitiva.
Los galardones, que cumplen este año su 17 edición y se entregarán el 20 de octubre en el Liceo de Ourense, fueron para 11 proyectos que destacan por su contribución a la arquitectura y dos de ellos recayeron en Vigo, uno es la depuradora y otro es la reestructuración de cuatro viviendas y local comercial en la calle Ferrería del Casco Vello que firmó la arquitecta Eva María Castro Álvarez. Es también un  reconocimiento a todos los agentes que intervienen en el proceso de gestación y construcción de una obra de calidad, desde arquitectos a promotores, constructores y aparejadores. Este año se habían presentado 58 proyectos, de los que 21 corresponden a propuestas ejecutadas en la demarcación de Vigo, 19 al territorio de la delegación de Pontevedra y 18 en el de Ourense. Los organizadores destacaron el alto nivel de las candidaturas y aseguraron que “dan respuesta a las necesidades de la sociedad y reflejan un compromiso de los auores y demás agentes involucrados en el proceso constructivo con la arquitectura responsable”.
El promotor de la depuradora y nuevo emisario submarino es la sociedad estatal Aguas de las Cuencas de España (Acuaes) que depende del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. El proyecto elegido para diseñar la nueva estación tiene sello gallego: es obra de un estudio con sede en la calle del Príncipe en el que trabajan los arquitectos Perfecto Cendón (Vigo, 1967) y Javier Vázquez (Lugo, 1969). Su principal objetivo para abordar esta intervención arquitectónica era doble: la integración de esta infraestructura en el humedal del Lagares y lograr una imagen de industria contemporánea. La estación depuradora cumple el papel de servir de transición entre la marisma del Lagares, el asentamiento industrial de Ricardo Mella, el asentamiento de viviendas unifamiliares y la proximidad de la playa de Samil. La distribución de volúmenes y alturas es gradual, desde las edificaciones enterradas en la zona cercana a la marisma a las edificaciones de mayor altura que dan al frente del espacio industrial de Ricardo Mella. Los arquitectos trataron de dignificar la  imagen industrial de la zona, a la que aportaron “orden y serenidad”, además de integrar la EDAR en el paisaje con cubiertas verdes, fachadas y cubiertas con materiales neutros.
La constructora fue la UTE formada por GS Inima, OHL, Isolux y Corsán, y la dirección facultativa corrió a cargo de Javier Fernández (UTE Fulcrum-GOC SA). n