VIGO

“Antes el mar llegaba a la iglesia"

Lleva Luis Hierro 25 años en Bouzas, que no es una parroquia cualquiera sino La Parroquia -con mayúsculas- de la antigua villa, con su carga de tradiciones. El sábado recibirá un homenaje por sus 25 años.

Luis Hierro, párroco de San Miguel de Bouzas desde hace 25 años, recibirá un homenaje.
Luis Hierro, párroco de San Miguel de Bouzas desde hace 25 años, recibirá un homenaje.
“Antes el mar llegaba a la iglesia"

Entre las tradiciones se  incluyen el Cristo, cuya devoción no es inferior a su homónimo de la Concatedral de Santa María. De hecho, su origen es similar, como también el de Cangas. Luis Hierro, Don Luis, de 82 años, natural de Santiago pero con raíces en Carril, Vilagarcía, recibirá este sábado el homenaje de sus parroquianos por las bodas de plata al frente de la iglesia de San Miguel. Será a las 13 horas con una misa y después habrá comida. ¿Contento con el homenaje? "Pues sí estoy contento", contaba ayer don Luis. "Esta es una parroquia peculiar, muy distinta de otras porque aunque es de Vigo conserva su entidad de siempre, histórica, sus costumbres, su forma de ser, es singular en todo", cuenta. Entre las curiosidades,la  propia iglesia: "Creo que al lado del mar hay muy pocas. Antes era la proa de Bouzas, de la iglesia salía un espigón porque había mar por babor y estribor. Las cosas hay que aceptarlas como están pero le han quitado ese contacto tan fuerte con el mar, ahora sólo nos queda un trozo cercano a la iglesia".
¿Como es la vida de un párroco en Bouzas? Confiesa que "muy agitada, demasiada para un sacerdote solo, y más de mi edad, tengo 82 años, y por fortuna no  llevo toda la parroquia, la gente me ayuda".
¿Bouzas cambió mucho en estos 25 años? 
Como toda la sociedad, ha cambiado mucho. Físicamente ha cambiado a mejor con la urbanización, con calles y casas nuevas. Aunque queda por mejorar, hay mucho edificio abandonado. Pero ha crecido en población, y eso que antes el Rocío era Bouzas, pero eso ya hace años. Creo que se va mejorando pese a estas dificultades con el mar que hemos perdido. Casi no vemos las Cíes, cuando antes toda la Ría estaba delante de Bouzas. En el sentido sociológico, como todos, estamos en un tiempo de cambio, difícil, principalmente para los niños y la juventud, que están muy influenciados con el ambiente de que todo debe ser inmediato. Todo esto repercute en la vida de Bouzas.
¿Qué tradiciones considera singulares en Bouzas? 
Lo que más distingue es esta vinculación con la iglesia, en concreto con el Cristo y el Carmen, que aún vamos manteniendo. No sólo es fe, también es tradición,pero sin embargo se mantiene. Bouzas ya no es de los boucenses sino de todos. La están convirtiendo en zona de taperías y nada más, no tiene otra industria, parece que es sólo la restauración.
¿Ve un sucesor en Bouzas?
Fui rector del seminario menor de Tui 18 años. Estaba muy contento: en el seminario había 120 alumnos, hoy unos 40. En la vida religiosa influye el ambiente, había algunos con la posibilidad del sacerdocio y ahora va fallando. La familia es lo más importante y hay mucha dejación de las obligaciones de los padres, consienten demasiado. Ahora mandan los niños.