VIGO

Amigos de ‘Chuco’ preparan un homenaje póstumo en las Cíes

Germán, el último habitante de la isla O Faro, será despedido este jueves en su casa

La vista de la Casa del Chuco, hogar de Germán, famoso por su hospitalidad entre los asiduos a Cíes.
La vista de la Casa del Chuco, hogar de Germán, famoso por su hospitalidad entre los asiduos a Cíes.
Amigos de ‘Chuco’ preparan un homenaje póstumo en las Cíes

Germán Luaces, el del Chuco, murió el viernes casi sin avisar. “Fue todo muy rápido”, reconoce Armando, de O Galo do Vento. Sus amigos, tenía muchos, se enteraron a lo largo del fin de semana y superado el shock , comenzaron a organizarse. “Pasamos de los velatorios, porque no le gustaban, ni tampoco las multitudes; el jueves cogemos el barco de las Cíes a las 10 que vuelve a los 16 horas para despedirlo en su casa”. Así concretaron un grupo de allegados darle el último adiós al que más se resistió en abandonar las islas.

Germán Luaces.
Único censado en la isla norte, en la casa del Chuco, señalizada con la bandera pirata, era habitual que acogiese invitados, sin preguntarles hasta cuándo se iban a quedar a dormir: “Un día llegué y el cámping estaba cerrado, fui a ver a Germán y me invitó a quedarme; estuve un mes en Cíes; ese tiempo apareció un navegante en un velero, le llamó la atención la bandera y también pasó una temporada con nosotros”, recuerda Armando, que en su local colabora con la colecta para el funeral de Germán: “Era muy generoso”.
Así, varios amigos se organizaron en un grupo, donde ayer estaban apuntados 110 para costear entre todos los gastos de la incineración. Ya han reunido unos 1.600 euros de los 2.400 necesarios. Para facilitar la participación abrieron una cuenta en la sucursal de Abanca en Sárdoma, con el Iban ES09 2080 5087 6630 4001 8272. Dependiendo de la cantidad que reúnan, concretarán el programa del homenaje. En los últimos días el mensaje se extendió a través de las redes sociales y del WhatsApp. 


Junto a O Galo do Vento, en San Vicente, se unieron a la iniciativa otros bares del Casco Vello. “Lo echaremos de menos, con él también se acaban los encuentros en la isla; finaliza la concesión de la casa que pasa a formar parte del Parque Nacional”, afirma Armando en alusión el fuerte pirata donde ya no ondeará “la Jolly Roger”, el paño negro con los dos huesos cruzados y la calavera en blanco.