VIGO

La A-55 suma siete multas al día y la media de accidentes sube un 60%

La Vigo-Porriño inició el año con un fuerte incremento en siniestralidad, aunque sin víctimas ni heridos graves

Tráfico ha instalado radares en la Autopista del Atlántico antes del puente de Rande, aunque no estarán activados hasta que finalicen las obras de mejora del firme. Multarán a los vehículos que superen los 100 kilómetros por hora en el tramo.
Tráfico ha instalado radares en la Autopista del Atlántico antes del puente de Rande, aunque no estarán activados hasta que finalicen las obras de mejora del firme. Multarán a los vehículos que superen los 100 kilómetros por hora en el tramo.
La A-55 suma siete multas al día y la media de accidentes sube un 60%

La autovía A-55 Vigo-Porriño-Tui continúa batiendo récords de siniestralidad aunque a cambio los accidentes tienen resultados cada vez menos trágicos. Durante lo que va de 2018, los dos primeros meses ya certificados por la Jefatura Provincial de Tráfico, se han registrado un total de 76 accidentes de los que cerca de la mitad, 36, tuvieron víctimas. En total, han habido 68 personas que resultaron heridas y necesitaron algún tipo de asistencia sanitaria a resultas en enero y febrero, dos meses que han sido más complicados de lo habitual, destacando el incidente con un camión que provocó el bloqueo de la autovía durante varias horas. La cifra de accidentes -y accidentados- registrada, con 38 por mes, supone un incremento por encima del 60 por ciento sobre la media de los dos últimos años, que se ha colocado en 23, tanto en 2017 como en 2016. No obstante, el dato destacado desde Tráfico y la Subdelegación del Gobierno es que pese a la fuerte siniestralidad no hubo ningún herido grave ni tampoco fallecidos. En 2017 hubo sólo un herido grave y en 2016 fueron siete. En ambos casos, sin muertos en la A-55. Hace una década que no se registran víctimas mortales.
En cuanto sanciones en la A-55, Tráfico realizó un total de 2.765 propuestas durante el pasado año, lo que equivale a una media de 7,5 al día para apenas 20 kilómetros, pero con una circulación muy intensa. La Jefatura de Tráfico advirtió de que pese a la existencia de seis radares fijos -y a menudo móviles- las obras que inició Fomento de mejora de algunos tramos, y que se quedaron a medias, obligó a dejarlos inactivos durante muchos meses. Como fue el caso del cinemómetro situado en Molinos, en Mos, que estuvo apagado durante meses y finalmente ha sido trasladado a otro punto,más cerca de la curva, una de las más peligrosas de todo el trazado..
En cuanto a las obras de reforma paralizadas, que han complicado la circulación, reducido la velocidad y provocado más problemas, recientemente la alcaldesa de Mos, Nidia Arévalo,  logró el compromiso del director general de Carreteras del Ministerio de Fomento, Jorge  Urrecho , de que este mismo mes de marzo  reanudaría los trabajos en la A-55, que tendrían que finalizar en septiembre. La reforma radical que a acabaría con el trazado actual no tiene fecha, pero sí proyecto y presupuesto: 170 millones para el túnel de 10 kilómetro del Meixoeiro a los Molinos en Mos. La Xunta pidió su inclusión en el plan de inversiones en carreteras del Gobierno. 

La mejora de la autovía, asunto de toda Galicia

La autovía A-55 se ha convertido en un asunto de Galicia y esta semana el Parlamento aprobó, luego de una transacción entre  PP  y PSOE, una moción en  la que se insta a la Xunta a continuar demandando a Fomento que ejecute la licitación, a través del Plan extraordinario de inversiones en carreteras o por la vía presupuestaria, de las obras del nuevo trazado en la  A-55 entre Porriño y Vigo. También se reclaman otras actuaciones, entre ellas  iniciar la A-57, que transcurriría en una primera fase desde Ponteareas a Pontevedra; y la A-59, que conectaría con la A-57 y transcurriría desde Vilaboa hasta Peinador, como alternativa gratuita a la autopista AP-9.
El portavoz de Infraestructuras, Martín Fernández Prado, subrayó que “la Xunta ya le ha solicitado al Gobierno  inversiones en carreteras por 600 millones de euros”. Indicó que, “por respeto institucional, considera adecuado dejar al criterio del propio Ministerio aquellas actuaciones que se adaptan a ser financiadas por el Plan extraordinario de inversiones o por vía presupuestaria”.