Cómo vender un coche en Galicia (cuando no es un Mégane)

Los gallegos lo tienen claro: al contrario que en el resto de Comunidades Autónomas, donde el gran superventas a nivel general es el Seat Leon, en Galicia el coche más vendido en 2017 fue el Renault Mégane, un compacto clásico que lleva en producción desde su lanzamiento en 1995, y que además puntúa alto en términos de fiabilidad: según el índice desarrollado por la Organización de Consumidores y Usuarios, el Mégane 1.4g comparte espacio con los diez vehículos que menos averías sufren, con una puntuación de 95 sobre cien.

Cómo vender un coche en Galicia (cuando no es un Mégane)

La popularidad del Mégane entre los gallegos, además, cala hasta el mercado de segunda mano, con este modelo copando las ventas de ocasión con la misma fiereza que las ventas en concesionario. Ésta es una buena noticia para los propietarios de un Mégane, ya que uno de los factores que determina el precio final de un vehículo de segunda mano suele estar marcado por la curva de oferta y demanda, pero no tanto para quienes posean otro tipo de vehículo y estén pensando deshacerse de él.

Para estos últimos, lo mejor es seguir a rajatabla los cinco grandes preceptos de la venta de coches de segunda mano. ¿Sabes cuáles son?.

1. Calcula el valor exacto de tu coche. La mejor opción suele ser un tasador profesional, aunque también puedes valerte de una herramienta online para obtener una primera aproximación. En el valor de tu coche influyen datos inalterables como la edad, el modelo y el kilometraje, pero también otros variables como el estado de los componentes, que solamente puede evaluar un profesional.

2. Ten a punto el papeleo. Si vas a vender tu coche a un particular, debes saber que todas las gestiones corren a tu cargo. Empezando por la redacción del contrato de compraventa, y terminando con la tramitación del cambio de titularidad en Tráfico y el pago del impuesto de transmisiones patrimoniales, que depende de la depreciación de tu coche calculada por Hacienda.

3. Limpia el coche a fondo. Un coche es siempre un nuevo para quien lo compra, aunque sea de segunda mano. Vacía todos los recovecos, aspira y limpia alfombrillas, repara los arañazos superficiales y deja el coche lo más limpio posible, para que entre por los ojos. La clave para vender tu coche de forma rápida es que su estado justifique su precio por encima de otros vehículos de ocasión dentro del mismo segmento.

4. Saca fotos de calidad. Con buena luz y un fondo adecuado, desde todos los ángulos posible, y con detalles de cualquier posible desperfecto. Las fotos son el primer contacto del comprador con el coche y son tan importantes o más que el texto del anuncio.

5. Saca a relucir tus dotes de negociación. El comprador quiere comprar el coche por el menor precio posible y tú venderlo al mayor precio posible, determinado siempre por las característica y estado del vehículo. Ten presente cuales son los puntos fuertes del coche para poder negociar con ellos -de ahí que sea recomendable hacer una tasación profesional antes de llevar a cabo la venta-, y deja siempre que los potenciales compradores prueben el vehículo personalmente, para que puedan sentirlo como suyo y así incentivar su compra.