ARTÍCULO PROMOCIONAL

La Realidad Virtual se pone al servicio del deporte

A continuación, analizamos qué beneficios aporta la aplicación de la realidad aumentada al deporte.

La Realidad Virtual se pone al servicio del deporte

La realidad virtual existe desde hace décadas, pero su uso había quedado circunscrito todavía a ámbitos muy determinados a medida que sus mimbres tecnológicos evolucionaban. Sin embargo, en los últimos años se ha introducido en un sector en el que viene resultando de gran utilidad al margen de otros como la medicina. Se trata de la práctica deportiva, tanto a nivel de competiciones oficiales como por lo que respecta al entrenamiento.

¿En qué deportes está más extendida esta práctica?

Varios y variopintos deportes se están apropiando de esta vanguardia tecnológica que, a priori, se entiende como una mera fórmula de entretenimiento. No en vano, sus aplicaciones pueden estar encaminadas también a mejorar el rendimiento de los deportistas o para el seguimiento de sus evoluciones (tanto por parte de sus entrenadores como del público, en general).

En el automovilismo, por ejemplo, permite grabar imágenes en 360º sobre las carreras desde la cabina del piloto. Mientras, en el gimnasio, se puede experimentar el trabajo sobre la cinta de correr, la elíptica o la bicicleta estática; como si estuviéramos participando en competiciones reales, lo que hace mucho más entretenido el entrenamiento. Se pueden obtener unos beneficios similares de la utilización de simuladores de esquí.

Por otro lado, en el rugby, el baloncesto y el hockey hielo, las Oculus Rift facilitan al aficionado un seguimiento de los partidos como si hubiera comprado localidades a pie de pista. Y, por último, en el golf, es posible mejorar diversos aspectos del juego mediante la aplicación de la realidad aumentada, la cual va asociada al manejo de útiles estadísticas por medio de técnica de Big Data.

¿Quiénes han sido los pioneros?

Como se ha mencionado en la introducción, la realidad virtual lleva bastantes años en el mercado. Se puede considerar que la tecnología 3D fue su precedente, la cual ya fue utilizada en 1952. En el filme Los Crímenes del Museo de Cera se tiene un ejemplo paradigmático de ella. 

El cine, por lo tanto, ha sido el introductor, entre el gran público de este tipo de tecnología. Películas de los 80, tales como Viernes 13, Pesadilla en Elm Street y Tiburón, se beneficiaron de la aportación de sus técnicas y los espectadores quedaron gratamente impresionados por sus efectos. 

El cine ha sido, por consiguiente, un precursor del uso de estas tecnologías. No obstante, hoy en día se encuentran presentes en numerosos sectores distintos, como la impresión, el militar o los videojuegos, por citar solo una pequeña muestra de ellos.

¿Cuál es la principal función de la realidad virtual aplicada a los deportes?

La introducción de la realidad aumentada en el mundo del deporte cuenta con distintos objetivos, según uno sea deportista o un mero espectadores. En todo caso, coincide en que la más relevante es la relativa a mejorar la experiencia del usuario. En este aspecto, se favorece la realización de entrenamientos que impliquen una mejoría de las condiciones en las que se llevan a cabo; y sobre todo, el rendimiento final de los usuarios.

Aparte de proporcionar unas condiciones óptimas para la práctica de los entrenamientos, estas máquinas aportan entretenimiento, ya que permiten simular contextos deportivos con una gran impresión de realismo y en tiempo real. Lo que hace las sesiones mucho más llevaderas y provechosas. Aparte, las funciones que se pueden seleccionar favorecen el trabajo de aspectos concretos de los deportes en cuestión. 

De hecho, el uso del Big Data de manera sincronizada contribuye al control de los indicadores del rendimiento, lo que puede correlacionarse con modos de entrenamiento específicos y desafíos.

¿Visualización?

Por último, la visualización puede llevarse a cabo a partir de distintos aparatos de simulación. Las gafas, como las Oculus Rift, son unos ejemplos notorios de ello, pero hay muchos más.

En definitiva, la relación entre realidad virtual y deporte está comenzando y resulta evidente que aún tiene que progresar, pero lo que sí resulta cristalino es que es un perfecto ejemplo de cómo la tecnología contribuye a mejorar tanto el rendimiento del atleta como la experiencia del aficionado. ¡Y lo que queda!