CRÓNICA

Pugna entre chefs por la torre Eiffel

La concesión del "Jules Verne", situado dentro de la torre a 125 metros de altura y desde el que se contempla una impresionante panorámica de París, es el principal motivo de la contienda que enfrenta a Alain Ducasse, quien se presentó al concurso junto a la empresa restauradora Elior, con Frédéric Anton y Thierry Marx, representados por Sodexo.

La Torre Eiffel iluminada de noche.
La Torre Eiffel iluminada de noche.
Pugna entre chefs por la torre Eiffel

La decisión de la sociedad de explotación de la Torre Eiffel (SETE) de retirarle la gestión a Ducasse después de diez años y dársela a la firma de sus competidores fue lo que desató las hostilidades. El abogado del prestigioso cocinero llevó el caso a los tribunales alegando un conflicto de intereses en el proceso de selección.
"La SETE ha gestionado la convocatoria de concesión respetando escrupulosamente las reglas. Tiene entera confianza en que esta acción judicial le sea favorable", señalaron uentes del organismo gestor del monumento, que contó para su decisión con el visto bueno de su principal accionista, el Ayuntamiento de París.
Pero el letrado de Ducasse, Frédéric Thiriez, tiene una opinión diferente. Para el abogado, existe un "un problema de imparcialidad" que afecta a Nova Consulting, la compañía que se encargó de preparar las condiciones de la candidaturas que, a su vez, asesoró a Sodexo hasta junio de 2016.
La SETE replicó que esta sociedad ha trabajado en el pasado tanto con Sodexo como con Elior, dos gigantes de la restauración que compiten entre sí.
Un tribunal administrativo estudiará el caso la próxima semana y decidirá si fue o no fraudulento el proceso de selección.
El caballo de batalla entre los chefs no es banal. El "Jules Verne" es uno de los restaurantes más exclusivos de París y figuraba como la joya de la corona que ahora llora Ducasse. El cocinero, considerado el más prestigioso en Francia después de la muerte de Paul Bocuse el pasado enero, dirigió los fogones de este establecimiento durante una década.
La cocina moderna y creativa del local y sus espléndidas vistas sedujeron a un buen puñado de estrellas internacionales como Rihanna, Jennifer Aniston, Sylvester Stallone y Arnold Schwarzenegger. También cayeron en los encantos de su alta cocina jefes de Estado. Los últimos, en julio de 2017, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, y su esposa, Brigitte, junto a su homólogo estadounidense, Donald Trump, y su mujer, Melania.
El "Jules Verne", con precios entre los 105 y 230 euros, es además una mina de oro. En 2016 generó unos ingresos de 17 millones de euro, según la prensa local.