La importancia de elegir un buen nombre

Que Google no sería lo mismo con otro nombre es algo bastante evidente. Pero la pregunta es… 

La importancia de elegir un buen nombre

¿Por qué? Hoy, hablamos sobre la importancia de elegir un buen nombre y cómo hacerlo de la forma más simple y eficaz posible. ¡Vamos allá!

¿Por qué son importantes los nombres?

Esta pregunta tiene una respuesta bastante difícil, no nos vamos a engañar. No está nada claro por qué algunos nombres nos seducen y otros no. Sin embargo, hay dos puntos que sí se pueden mencionar.

El primero es que, en general, tendemos a hacer asociaciones con las palabras que ya conocemos. Es célebre el caso de Amazon. Amazon se iba a llamar, originalmente, Cadabra. Sin embargo, a Jeff Bezos Cadabra le sonaba a “Cadáver”. Y pensó que no sería un nombre efectivo.

Por supuesto, no tenemos forma de saber qué habría pasado con la empresa multimillonaria que hoy es Amazon si se hubiese llamado Cadabra, pero está claro que Bezos tuvo la suficiente previsión como para no arriesgarse con un nombre tan peligroso.

El segundo es que, en general, tendemos a preferir los nombres con vocales abiertas, en lugar de las cerradas. También preferimos las consonantes “redondas” y “suaves” frente a las “puntiagudas”. Esto último es un poco difícil, pero con un ejemplo se verá mejor:

¿Qué te sugiere más ternura? ¿”Buba” o “Jinki”? Probablemente, lo primero. Y ambas palabras son totalmente inventadas. Pero la primera tiene vocales abiertas y consonantes suaes, mientras que la segunda tiene lo contrario.

Teniendo estos dos aspectos en mente, ya puedes pensar en cómo elegir aquellos nombres que más oportunidades de triunfar tienen. Aunque, por supuesto, no es lo único que tienes que tener en cuenta. El simbolismo de un nombre también es importante (como en el caso de Google, por ejemplo).

¿Cómo elegir un buen nombre?

Y, ahora, aclarada la importancia de contar con un buen nombre, podemos pasar a hablar de las técnicas que existen para elegir un buen nombre para cualquiera de tus proyectos.

Lluvia de ideas

Una primera técnica muy habitual y sencilla es la típica lluvia de ideas. Funciona mejor si tienes un equipo, pero también lo puedes hacer solo. Como ya debes saber, consiste, básicamente, en ir anotando todo lo que se te pase por la cabeza, sin filtro.

Es posible que, entre todas esas ideas alocadas que surjan, haya alguna que realmente valga la pena y te parezca interesante (o, quizá, haya que hacer algunos cambios en esa idea original, pero puede dar lugar a algo bueno).

El mayor problema que tiene esta técnica es que, pese al romanticismo que rodea a las lluvias de ideas, lo cierto es que no todo el mundo está capacitado para realizarla (muchas veces, el estrés nos impide relajarnos lo suficiente como para hacer una lluvia de ideas).

Además, también hay que señalar que las ideas que salen siempre están influidas por temas que nos rondan la cabeza últimamente. Así, es posible que los nombres que te surjan así, se parezcan demasiado a otras marcas… ¡incluso de tus competidores!

Partir de algo representativo

Esta técnica es algo mejor que la anterior, porque te ahorras el trabajo de tener que relajarte antes de la lluvia de ideas. Eso sí, sigue habiendo trabajo, porque tienes que realizar un trabajo de investigación para localizar aquellos elementos representativos de tu proyecto.

Por ejemplo, es célebre el caso de Amazon, que eligió Amazon por el río Amazonas, que es el más grande (al igual que su catálogo pretendía ser el más grande). Este tipo de simbolismo es muy interesante.

Sin embargo, como es natural, no puedes centrarte exclusivamente en el simbolismo, porque, en ese caso, puedes encontrarte con un nombre representativo… ¡pero horrendo! Hay que elegir aquel que, además de simbólico, suene bien.

Pero, en general, podemos decir que hacerlo de este modo es mucho más fácil que mediante la lluvia de ideas. 

Generador de nombres

Por último, tenemos el generador de nombres de Shopify. Muchas personas son contrarias a utilizar este tipo de generadores de nombres. Dicen que “resta romanticismo” al proceso de elegir un nombre.

Pero, francamente, estamos hablando de hacer una lluvia de ideas a partir de un algoritmo. Es decir, es exactamente lo mismo, pero con la facilidad de no tener que relajarte ni que pensar. Y, además, el generador de nombres no se ve influido por aquello en lo que has estado pensando últimamente.

Además, el generador de nombres de Shopify tiene otras ventajas, además de la propia creación del nombre en cuestión y crear tu tienda online. Por ejemplo, también te permite ver si el dominio para ese nombre que se ha creado está disponible para ser registrado.

Evidentemente, se trata de un algoritmo básico y, como tal, no tiene criterio para filtrar los resultados y quedarse con aquellos que sean más efectivos y atractivos. Ese es un trabajo que tendrás que realizar tú mismo.

Sin embargo, para nosotros, se trata de una opción muy interesante, porque, como decíamos, es un sistema que hace una lluvia de ideas, pero que ahorra varios de los problemas asociados a las lluvias de ideas “humanas”.

Nombre optimizado

En algún caso, no necesitas un nombre tan “propio”, sino que necesitas uno que sea más práctico y vaya a cumplir con un objetivo. Esto es común en los nombres de sitios web que tienen como objetivo posicionar en Google, por ejemplo.

En estos casos, en lugar de elegir un nombre que no significa nada, puede ser preferible elegir un nombre compuesto por palabras clave, puesto que, además de crear una marca con ello, te servirá para posicionar mejor en Google.

Por supuesto, esto no es adecuado para cualquier caso. Al fin y al cabo, no vas a llamar a una empresa que pretende convertirse en el próximo unicornio de Silicon Valley “ComoHacerTortitas.com”, ¿verdad?

Como puedes ver, elegir un buen nombre es importante para que tus proyectos prosperen. Por suerte, existen diferentes fórmulas para hacerlo, algunas de ellas bastante sencillas y con resultados muy positivos. ¡Esperamos que te haya sido de utilidad!