VERANO

Después de los calores estivales, ¿llega la época de los divorcios?

Cada mes de septiembre, uno de los temas recurrentes es el aumento del número de sentencias para romper matrimonios pero, ¿es un mito o tiene correspondencia con la realidad?

Después de los calores estivales, ¿llega la época de los divorcios?

Muchos son los que no quieren ni oír hablar del amor (o de su falta), pero llega septiembre y con él numerosas informaciones sobre el repunte de divorcios en esta época. 

Quizás usted sea de los que han pasado las vacaciones felizmente con su cónyuge, pareja o compañero de vida, y que haya vuelto tan tranquilo del período, sin peleas ni riñas. Pero también podría formar parte de aquellos que discuten porque "siempre vamos a la misma playa y no me gusta" o porque "no me apetece pasear, prefiero quedarme en casa". Sí, son esas parejas vecinas de toalla que se pasan la mitad de la tarde discutiendo porque se les olvidó traer algo o porque uno ya está cansado y se quiere marchar a casa. Pero aún así, ¿es verdad eso de que más parejas deciden separarse tras el verano?

El año judicial se divide en cuatro trimestres, y sería el tercero (julio-agosto-septiembre) en el que correspondería observar el aumento de demandas de divorcio. No obstante, según datos extraídos de la base de datos del Poder Judicial, no se aprecia ningún aumento. Durante el tercer trimestre del año 2015, el número de divorcios ingresados en Galicia fue de 835, mientras que el del cuarto trimestre (octubre-noviembre-diciembre) fue de 959. En el año 2016, más de lo mismo: 701 sentencias en el tercer trimestre y 992 en el cuarto. Podría decirse que las parejas esperan unos meses más para reflexionar antes de tomar la decisión, pero tampoco sería realmente objetivo. "Cada divorcio es distinto y depende de muchos factores que se pueda resolver rápidamente, no hay estadísticas que puedan responder al mito", explica Cristina Nespereira, abogada de mediación intrafamiliar en Ourense. Según la profesional, es muy difícil llegar a la conclusión de que después del verano hay más divorcios. "Muchos procedimientos que se llevan a cabo en septiembre son de épocas anteriores, y aquellos que entran tras la época estival también pueden tardar meses en resolverse", afirma la abogada. "Subjetivamente podría pensar que al pasar más tiempo juntos, las parejas se cansan y rompen, pero no encuentro su correspondencia real, por lo menos en mi trabajo", expone. 

En la provincia de Ourense, con más de 335.600 habitantes, se resolvieron  durante el primer trimestre de este 2017 un total de 163 divorcios. Por tanto, si las estadísticas continúan como en anteriores ediciones, el número disminuirá en este trimestre. Así que, definitivamente, de eso de que más gente se separa tras el mes de agosto no existe constancia verídica.

Si pasa de los diez años con su pareja... ¡No hay nada seguro!

Eso de que los años acumulados en pareja son buenos indicadores también es una leyenda urbana. Y si no se lo cree, solo hay que echar un ojo a las estadísticas. 

Durante el año 2014, en Ourense se llevaron a cabo 75 divorcios entre cónyuges de menos de 2 años, pero 964 entre  aquellos de 2 a 10, y 1.925 entre los de más de 10 años de antigüedad. En la temporada del 2015 los resultados son parecidos: 69 de menos de 2 años, 792 de entre 2 y 10 años, y 1. 874 entre los que llegaron a la decena juntos. Sin duda, después de tantos días juntos ya no es fácil esconder los defectos, y ha habido tiempo de intentar solucionar los posibles desencuentros entre ambos. 

Pero que no decaiga el ánimo, el número de divorcios ha disminuido durante el año 2015 en la provincia, por lo que todavía queda esperanza. Eso sí, recuerde cuando ha sido la última vez que ha tenido un detalle cariñoso con su pareja. Y si usted no está emparejado, hágase una nota mental para el futuro, porque nunca se sabe.