Los datos de usuarios de la app de fitness Strava desvelan la ubicación de bases militares de EEUU en el extranjero

STRAVA
STRAVA
Los datos de usuarios de la app de fitness Strava desvelan la ubicación de bases militares de EEUU en el extranjero

Los datos procedentes de la red social para deportistas Strava y de los patrones GPS de los entrenamientos de sus usuarios han indicado la posible ubicación de varias bases del ejército de Estados Unidos en países como Somalia, Siria y Afganistán, como ha advertido el diario The Washington Post.

El pasado mes de noviembre, Strava, la compañía con sede en San Francisco (Estados Unidos) que gestiona la aplicación, publicó un mapa global, conocido como Global Heat Map, en el que muestra las rutas más frecuentes de sus usuarios que hacen ejercicio como 'running' o ciclismo y emplean pulseras que monitorizan la actividad, como Fitbit o Jawbone.

Aunque los datos no se muestran en el mapa en tiempo real, sino que aparece una media a lo largo de dos años y hasta septiembre de 2017, la intensa actividad en zonas no habitadas de países con pocos usuarios de Oriente Próximo y África se ha relacionado con el uso por parte de los soldados estadounidenses desplegados en bases militares.

Nathan Ruser, un estudiante australiano de 20 años, fue el primero en advertir el intenso uso de Strava en zonas despobladas de Siria y Afganistán donde se emplazan bases militares de Estados Unidos, así como otras en Turquía y Rusia, pertencientes a los ejércitos locales. Posteriormente, otros usuarios advirtieron casos similares en Irak y Somalia, como recoge The Washington Post.   

If soldiers use the app like normal people do, by turning it on tracking when they go to do exercise, it could be especially dangerous. This particular track looks like it logs a regular jogging route. I shouldn't be able to establish any Pattern of life info from this far away pic.twitter.com/Rf5mpAKme2

— Nathan Ruser (@Nrg8000) 27 de enero de 2018

 

Estados Unidos ha fomentado el uso de las pulseras Fitbit en su ejército, con el reparto de 2.500 de estos dispositivos entre sus soldados para evitar problemas de obesidad. Este problema se ha producido a pesar de que Strava dispone de un modo privado que no comparte los datos GPS del usuario cuando lleva a cabo el ejercicio.

El ejército de Estados Unidos ha asegurado que está investigando el asunto, como ha afirmado el coronel del Ejército del Aire John Thomas y ha recogido el citado medio. Por su parte, Strava ha remarcado en un comunicado que sus datos "excluyen las actividades marcadas como privadas y las zonas de privacidad seleccionadas".