SOCIEDAD

Unicef reclama escuelas más seguras frente a la violencia

La mitad de estudiantes de entre 13 y 15 años, unos 150 millones, ha sido objeto de acoso escolar

Aula de un colegio completamente destrozada en una aldea de El Salvador.
Aula de un colegio completamente destrozada en una aldea de El Salvador.
Unicef reclama escuelas más seguras frente a la violencia

La violencia entre niños y adolescentes se combate haciendo de las escuelas "lugares seguros", pues "la mitad de estudiantes de entre 13 y 15 años, unos 150 millones, declaran haber sido objeto de acoso escolar o haber participado en peleas" a nivel global, afirma el presidente de Unicef España, Gustavo Suárez Pertierra.
Con motivo del inicio del curso escolar, Suárez Pertierra publicó un artículo titulado "Violencia en las escuelas, una lección que ningún niño debería aprender". El presidente de Unicef expresa que el reciente suicidio de un niño en Estados Unidos, tras anunciar en el colegio su homosexualidad, "es un dramático ejemplo de cuáles pueden ser las consecuencias del acoso escolar". A su juicio, esa violencia tiene "dramáticas dimensiones, desde los ataques directos a las escuelas o a los alumnos en zonas de conflicto (más de 500 verificados en este año) o el castigo físico en los centros educativos, algo todavía consentido en muchos países del mundo, hasta los tiroteos que se producen en diferentes centros escolares".
"Para la realización de los derechos de los niños a la educación y al desarrollo es clave que las escuelas sean lugares seguros", argumenta, para considerar que de lo contrario "se desencadenan una serie de consecuencias fatales para sus alumnos".

Salud física y mental
Unos efectos que se manifiestan en palabras del presidente de Unicef España "en la salud física y mental, disminuye su autoestima, se resienten sus relaciones personales, empeoran los resultados educativos y aumenta la falta de asistencia a clase y el abandono escola. Todos estos son los efectos que queremos combatir".
"Además, la violencia hace ineficiente todo el sistema educativo, en términos de aprendizaje y también económicos", escribe Suárez Pertierra, para concluir que "el coste de la violencia contra los niños en la escuela sumaría la cantidad de siete billones de dólares anuales" a nivel global.