El Puigdemont decapitado de la chirigota de Cádiz

La actuación, dentro del concurso de agrupaciones carnavalescas de la ciudad, levanta polémica

 

Un momento de la actuación de la chirigota.
Un momento de la actuación de la chirigota.
El Puigdemont decapitado de la chirigota de Cádiz

La época de los carnavales ha sido, desde sus orígenes, el tiempo de la subversión de las clases populares, en el que los "poderosos" de turno se convierten en blanco de bromas, parodias y chistes.

En Cádiz, lugar de larga tradición de chirigotas, el concurso oficial de agrupaciones carnavalescas (COAC) se celebra cada año en el Gran Teatro Falla de la ciudad,  seguido por miles de espectadores. Durante la jornada del martes, tuvo lugar la fase clasificatoria para este 2018.

"La familia del verdugo" era la propuesta de una de las agrupaciones, en la que subió al escenario, nada más y nada menos que el expresidente Puigdemont y sus compañeros de gobierno.

"Según el artículo 155 de la Constitución Española de España y la Humanidad, se condena por alta traición al gafas (Puigdemont) que está ahí atrás, no sabemos si cortarle la cabeza o mandarlo a pelar", sentenciaba el cabecilla.

Al ritmo del himno español, Puigdemont y sus compañeros entraron en escena, para rápidamente retractarse de sus actos. "Pido perdón por haber celebrado el referéndum, pido perdón por las urnas que allí coloqué" coreaban los tres acusados.

El público pudo participar activamente en el juicio, contestando a la pregunta "¿Perdonamos la vida a Puchdemón?". El Teatro Falla no parpadeó y condenó con un sonoro "no" al equipo presidencial.

 "La sentencia es bastante clara, son las cosas de la democracia" remató la jugada, acompañado de un gran aplauso que resonó en el auditorio.

Las redes sociales no tardaron en comentar la actuación, con opiniones para todos los gustos.

¿Ha llegado muy lejos la retórica carnavalesca? ¿O es que ya no sabemos digerir una sátira?