Más de 3.500 productos verán reducidos azúcar, grasas y sal

El plan, promovido por Sanidad, pretende reformular los nutrientes para luchar contra la obesidad

La ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, acompañada de José Javier Castrodeza y Teresa Robledo.
La ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, acompañada de José Javier Castrodeza y Teresa Robledo.
Más de 3.500 productos verán reducidos azúcar, grasas y sal

n n n  Más de 3.500 productos que aportan el 44,5% de la energía total diaria de la cesta de la compra como derivados cárnicos, lácteos, bollería y aperitivos, entre otros, verán reducidos sus azucares, grasas y sal en torno a un 10 % en tres años para favorecer la salud de los ciudadanos y prevenir enfermedades. Esta medida se incluye en el Plan de Colaboración para la mejora de la composición de los alimentos y bebidas y otras medidas 2017-2020, promovido por el Ministerio de Sanidad junto a varios sectores de la alimentación, que presentó ayer la ministra del ramo, Dolors Montserrat.
Se trata de productos de consumo habitual de niños, jóvenes y familias cuyas reducciones de azúcar, grasas y sal irán desde el 18 % al 5 % -una media del 10 %- y al que se han comprometido los sectores de fabricación, distribución, "catering", restauración y "vending". En total, más de 500 empresas, que suponen casi el 100 por cien del sector agroalimentario. El plan también abarca empresas de "catering", con lo que los menús ofrecidos en los colegios u otros lugares como hospitales serán más saludables.
El plan consiste en reformular (mejorar) el contenido de estos nutrientes modificando alguno de sus componentes, sin que conlleve un aumento del contenido energético, manteniendo la seguridad alimentaria, sabor y textura para que los consumidores sigan aceptando el producto. 
Y es que en España, según señala la vocal asesora de la estrategia NAOS, María Ángeles Dal, las cifras de obesidad y sobrepeso entre la población infantil son muy elevadas, aunque en los últimos años han disminuido tres puntos porcentuales. 

excesivo consumo de sal
Además, el consumo diario de sal se sitúa en los 9,8 gramos por persona, por los 5 gramos que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS) y aunque la ingesta de azúcares añadidos se acerca a los límites establecidos por este organismo (10 %), los datos indican que el 53,9 % de los niños y adolescentes lo supera.
Una realidad que también ha recordado Dolors Montserrat, a pesar de que España "es la huerta de Europa", y que este plan pretende cambiar para que los ciudadanos opten por los productos más saludables y puedan prevenir tres de las enfermedades crónicas que más afectan: la diabetes, las patologías cardiovasculares y el cáncer.
Esta reformulación requiere cierto tiempo, tal y como ha explicado Dal, ya que es un proceso complejo que implica a todos los departamentos de las empresas y afecta, entre otras especificaciones del producto, al etiquetado y al control de la calidad.
Las máquinas de "vending" han rubricado, asimismo, el adquirir solo productos reformulados, aumentar del 30 al 50 % la oferta de alimentos equilibrados y reducir la dosis máxima de azúcar añadido en bebidas calientes un 15%. Hay que tener en cuenta que la sustitución de productos mejorados en su composición se irá incorporando en la red comercial a medida que se reemplazan las existencias.n