SOCIEDAD

La ley del alcohol insistirá a los jóvenes en que "destruye vidas"

Los legisladores están preocupados por el aumento de menores de 13 y 14 años en los botellones

Grupos de jóvenes participan en un botellón que se desarrolla en la Alameda de Ourense.
Grupos de jóvenes participan en un botellón que se desarrolla en la Alameda de Ourense.
La ley del alcohol insistirá a los jóvenes en que "destruye vidas"

n n n  La Comisión Mixta Congreso Senado para el Estudio de las Drogas está trabajando en un informe con propuestas para el futuro proyecto de ley contra el consumo de alcohol en menores, como le encargó el Ministerio de Sanidad, y la clave estará en concienciar a la sociedad española de que a esas edades esta sustancia "destruye vidas" y hay alternativas al botellón los fines de semana. "Cada vez hay más menores de 13 y 14 años que se incorporan a los botellones cada fin de semana en cualquier parte de España", asegura la diputada del Partido Popular y presidenta de dicha comisión, Carmen Quintanilla, durante una jornada organizada por la Organización Médica Colegial (OMC).
Esta dirigente se ha mostrado "decidida" a que esta ley salga adelante "después de los intentos fallidos" en los últimos años, tanto por el PP como por el PSOE, ya que "lo demandan los padres, la comunidad educativa y la sociedad en general". No obstante, admite que la clave de su éxito está en acabar con la "permisividad tremenda" que hay hacia el consumo de alcohol en España.
Sobre este mismo asunto también coincide el delegado del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, Francisco Babín, que ha criticado la "banalización" permanente, que hace que "la mayor parte de la población no tiene conciencia de riesgo de su propio consumo".
Ante esta situación, la futura norma se centrará en la educación, prevención y adopción de medidas para "sacar a los menores del consumo de alcohol los fines de semana", apunta Quintanilla, un problema sobre el que a su juicio "se ha mirado para otro lado" desde hace dos décadas.

apoyo a los padres
Así, en el ámbito familiar aboga por dar herramientas a los padres para concienciar a sus hijos de que pueden divertirse sin necesidad de beber. "No se tiene que salir a beber ni consumir el botellón ni ir a la tienda del chino a comprar el alcohol", ha espetado.
De igual modo, también considera que en el ámbito educativo tampoco se está educando lo suficiente a los menores de los consecuencias negativas de su consumo, pese a las charlas que se llevan a cabo de forma puntual, y también ha reclamado un mayor impulso de campañas de sensibilización efectivas como las que hay en tráfico o contra el tabaquismo.
Asimismo, plantea incluir en el debate si se debe seguir permitiendo el botellón en las calles o la alternativa que plantean algunos municipios al concentrarlo en lugares más apartados. "Es un debate que está abierto y que se está abordando desde la seriedad que tiene este problema", ha señalado Quintanilla.
Por su parte, el delegado del Plan Nacional sobre Drogas también ha criticado el "permanente alegato" que se utiliza desde muchos sectores para defender el consumo de cannabis, "utilizando de forma preocupante determinados mensajes que no se basan en evidencia científica". Asimismo, criticó que sólo el 6 por ciento de los españoles que hacen un consumo problemático de esta sustancia estén en tratamiento, frente al 83 por ciento de quienes realizan un consumo problemático de heroína o casi el 50 por ciento de los que consumen cocaína.
Y entre los retos futuros de su departamento, también se ha propuesto atender mejor las necesidades de la mujer en el campo de las adicciones, hacer frente a las nuevas sustancias psicoactivas, o definir mejor la cartera de servicios en el abordaje del consumo de drogas. "El éxito del tratamiento de las adicciones radica en una total y completa reintegración social, laboral y familiar de la persona dependiente", sentencia.n