SOCIEDAD

Un gallego buscará llegar en Vespa al norte de Noruega

Juan Antonio Fernández viajará al cabo Norte en compañía de otro motero ourensano

Juan Antonio Fernández, con su Vespa.
Juan Antonio Fernández, con su Vespa.
Un gallego buscará llegar en Vespa al norte de Noruega

n n n Un ourensano intentará llegar en Vespa al cabo Norte, en Noruega, considerado el punto más septentrional de Europa al que se puede llegar en vehículo. Su nombre de guerra como motero es JAF. Juan Antonio Fernández tiene 54 años y actualmente es presidente en España de las territoriales de la asociación Alumni de la Universidad de Navarra. Además, es amante de la aventura: "Pertenezco a un grupo motero y organizamos viajes y salidas. Yo, a título personal, también realizo mis propios viajes, que me han llevado a recorrer toda Europa, tanto en verano como en invierno, estas últimas son las que más me gustan". Su próxima "misión" será junto a otro ourensano, David Campos, que hará el viaje en su Tiger. 
Fernández suele ir a concentraciones invernales en diferentes países y cuanto más frío y  nieve haga, más le llama la atención. Hace dos años estuvo en Noruega, en unas concentraciones extremas y acudió en Vespa, "que es la mejor moto para acudir a estas cosas, por su escaso peso y gran maniobrabilidad. Me dijeron que era imposible acudir allí en Vespa, que las mejores motos para eso eran las Enduro, pero conseguí que me dejaran y fui desde Pamplona a Noruega en Vespa en el mes de febrero, ida y vuelta". Estuvo en la Cristal Rally y la Fiord Rally. "Allí pregunté a uno de los organizadores la posibilidad de hacer cabo Norte, el punto más septentrional de Europa al que se puede llegar en vehículo, le consulté qué posibilidades veía de que pudiera llegar allí en Vespa y me dijo que era imposible, pero eso, en lugar de desanimarme me animó más. Miré la agenda y decidí que en enero de 2017 iría para allá". 
El objetivo que se ha marcado es llegar desde Pamplona a cabo Norte en Vespa y sin ningún tipo de apoyo logístico. Con él irá David Campos. "Para que te hagas una idea, españoles que hayan ido a cabo Norte sin apoyo logístico, que yo sepa hay sólo tres. Uno es Raúl Calvo, que afrontó el reto con moto grande, y luego otro que le llaman El Búfalo, que es un tío de Cádiz. Pero en Vespa nunca se ha ido a Cabo Norte en invierno; de hecho, Vespa Italia se ha puesto en contacto conmigo e incluso me ha ofrecido una máquina especial para ir, pero yo quiero hacerlo con la mía de siempre, esto es como si te vas con otra por ahí, mejor con la tuya, la de toda la vida".
Se trata de una Vespa normal a la que le ha puesto una serie de dispositivos, como tomas de corriente para poder conectar el casco, que lleva una pantalla calefactable, y que ésta -que es como una especie de luneta térmica- funcione y no se congele con el vaho a temperaturas que pueden llegar a los -40 grados. Otra toma de corriente tiene que estar libre para poder conectar ropa calefactable si se necesita. .
"Por otra parte, un amigo mío me ha dejado un dispositivo de alarmas, mediante el cual si te encuentras en una situación de peligro le das a un botón y te localizan de inmediato. A través de ese dispositivo, que se llama SPOT, estás localizable en todo momento", explica Juan Antonio Fernández.
Acude a esta aventura, que reconoce que "no sé el tiempo que me va a llevar",  con una Nikkon 360 que le dejan  y  otra cámara de fotos especial para bajas temperaturas e impermeable que le cede también esta misma casa; estos son colaboraciones de empresas. Vespa ya le apoyó en otras aventuras y desde Italia le facilitaron los talleres para hacer el cambio de ruedas de invierno a ruedas con clavos, luego tienen  previsto difundir la historia en sus medios de comunicación. Y el staff de AgneloTrecen, que es una de las concentraciones más importantes a nivel internacional, le facilitará neumáticos de invierno, con clavos, "se trata de una casa que quiere que los pruebe en esas condiciones extremas". 

Una manta eléctrica
También llevará un conector a batería para por las noches tenerlo conectado y que no se descargue la batería, "porque a temperaturas de menos 40 grados te quedas sin ella. Y otra cosa más doméstica que es una manta eléctrica pequeña para poner alrededor del carter y que no se congele el aceite". La mayor parte del peso que lleva en la Vespa es para mantenimiento de la máquina. "Llevo, por ejemplo, un soplete para calentar el carter por la mañana, algo que hay que manejar muy bien porque te puedes quedar sin él. Y luego muchos focos, porque allí es de noche a las tres de la tarde e incluso a partir de determinado punto es noche permanente", apunta.n