CARLOS MONTERO GUIONISTA GALLEGO, CREADOR DE "FÍSICA O QUÍMICA" Y "ÉLITE"

"El éxito de 'élite' es la campaña de netflix y la trama de choque de clases"

Cuenta que tiene una flor en el culo y que le ha ido todo "rodado". Nunca mejor dicho. El escritor y guionista celanovés Carlos Montero está detrás de la serie española del momento, "Élite".

El guionista y escritor celanovés Carlos Montero.
El guionista y escritor celanovés Carlos Montero.
"El éxito de 'élite' es la campaña de netflix y la trama de choque de clases"

El creador de la ficción adolescente para Netflix que ya se ve en más de 150 países es la segunda apuesta en español de la plataforma audiovisual  en la que todos quieren estar. Ya han medido el éxito de la serie en los millones de seguidores en Instagram con los que se han levantado de un día para otro una cantera de actores desconocidos hasta ahora. Y al que se le ocurrió la historia es de Celanova y pensó la idea en dos semanas. No sabe si es su mejor momento profesional, porque atrás queda "Física o Química" y un centenar de guiones para "Al salir de clase". "Pero sé que es uno de los mejores momentos, no solo por mí, sino para la ficción española. Mis amigos del audiovisual están casi todos trabajando", adelanta. Los proyectos literarios quedan aparcados. La segunda temporada de la historia de un instituto elitista con líos entre chavales ricos y pobres está en marcha. No hay tiempo para más.

¿Cómo llega a Netflix?
Eran ellos los que buscaban una serie adolescente y yo fui el creador de "Física o química". Surgió todo de forma muy natural. La productora me contactó y en ese momento no tenía ninguna idea. En dos semanas le comenté la idea, "Élite", y en seguida les gustó.

Es la segunda serie original en español de la plataforma. “La casa de papel", éxito mundial, ¿puso el listón muy alto?
La primera fue "Las chicas del cable". Lo que pasa es que "La casa de Papel" empezó en Antena 3 y luego pasó a Netflix. Cuando empezamos a trabajar con "Élite", "La casa de papel" aún no había arrancado en Netflix. No había alcanzado ese éxito mundial. De hecho, nosotros contratamos a tres actores de "La casa de papel" sin ser conscientes de lo que iba a venir después. Lo cierto es que esa ficción se convirtió en un exitazo mundial gracias a Netflix y es verdad que de repente tienes la responsabilidad de hacer algo parecido. Creo que ese éxito pocas veces se va a repetir.

¿Cómo se consigue que la serie se vea en decenas de países?
Eso es mértio de Netflix sobre todo, consigue ser una empresa que va creciendo en abonados por todo el mundo, son maestros en que sus productos se vean, hacen una gran campaña de marketing. Una de las razones por las que quise trabajar con ellos fue esa, sabía que si la serie les gustaba iban a apostar a muerte por ella. En "Élite" han invertido tiempo, ganas y talento y ha sido un éxito mundial.

Pero como creador, verá un enganche más allá de esa gran campaña de Netflix.
Junto a Dario Madrona, el otro creador, nuestra intención fue hacer una serie que enganchara y fuera entretenida. Es un tándem entre nosotros y Netflix.

¿Y cuál es el éxito de la historia?
Concebimos la serie de una forma honesta, queríamos impactar. Creo que de una manera que ya había hecho en "Física o Química": impúdica, sin cortarme demasiado. Sin autocensurarme. 

“Al salir de clase", “Física o química" y  “Élite". ¿Qué cambia en el retrato de los adolescentes?
No solo cambia el adolescente, cambia sobre todo la ficción. Hace diez años que escribí "Física o química" y veinte de "Al salir de clase"–que no era mía, eh, fui un peón más–, pero cambia la manera de entender la ficción y que el adolescente ya ha visto muchísimo. Hoy tiene una cultura audiovisual brutal y además de consumir, también produce. La manera de llegar a ellos es más exigente, no puedes darle gato por liebre. Pero no intento llegar solo al adolescente, pienso en el público en general.

Ahora preferimos un maratón en Netflix que esperar una semana a un capítulo en la tele. ¿Cómo afecta esto?
Eso lo cambia todo. No  solo se han convertido en productores, sino en programadores.

Y para los creadores, ¿en qué plano queda ahora la oportunidad de una serie en televisión? ¿Netflix se ha convertido en el caramelito que todos quieren?
Es una ventana más e importantísima, pero creo que la televisión tradicional sigue teniendo mucho recorrido. Creo que se ha convertido más en una televisión de apuesta por los directos. La ficción se queda muy relegada, pero la que se está haciendo tiene también su público en Internet. Yo soy consumidor de series generalistas y las veo a los dos días en Internet.

Volviendo a “Élite". Una de las tramas es que la protagonista es seropositivo. ¿Por qué ella?
Nos apetecía mucho contar esa trama y ella no iba a ser al principio, lo teníamos en uno de los chicos pobres y era un VIH heredado de su madre. Nos pareció más potente que lo hubiera pillado el personaje de una manera sexual por una imprudencia. Trasladarlo a un personaje del mundo de los ricos nos pareció un mensaje mucho más potente. E ideológicamente nos da una cosa muy chula que nos permite decir que ese problema no es de pobres, ni de yonkis, ni de gays. Ponerla la enfermedad a una chica clase alta, heterosexual y de 16 años era muy impactante.

¿Para romper estereotipos?
 Sí, y lo que nos ha sorprendido es que la trama ha causado mucho revuelo, pero en el buen sentido.

También se ha hablado de comparaciones de la serie con otras como “Por trece razones", Gossip girl" o “Rebelde". ¿Alguna ha sido fuente de inspiración?
Las conocíamos de sobra. Nos han influido de alguna manera pero como creador siempre tienes la responsabilidad y la obsesión de encontrar el punto de vista diferenciador. En el caso de "Élite" es el choque de clases. Es un tema de todo culebrón clásico, pero nosotros queríamos una serie más realista.

A los actores le llaman la nueva cantera española. ¿Cómo lo ve?
Ninguno era conocido excepto los de "La casa de papel" y lo que ha pasado en Instagram es brutal. De repente tienen dos millones de seguidores. En el momento en que se ve en medio planeta y el público adolescente es muy apasionado, es éxito asegurado. 
.
El triunfo de las historias locales haciéndose universales.
Creo que sí.  Cuando cuentas algo pequeño, si das con el corazón de la historia, es un éxito. Al revés, desde lo universal, creo que fracasaría.

¿Para cuándo la segunda temporada?
No lo sé ni yo. (ríe).