SOCIEDAD

Una campaña pide implicarse frente al alcohol en menores

La FAD invita a través de "Bienvenidos al trecho" a recorrer el camino que va del "dicho" al "hecho"

Un grupo de jóvenes dirigiéndose hacia un botellón en la Alameda de Ourense.Foto: Xesús Fariñas
Un grupo de jóvenes dirigiéndose hacia un botellón en la Alameda de Ourense.Foto: Xesús Fariñas
Una campaña pide implicarse frente al alcohol en menores

n n n No pedir el DNI para vender alcohol, repartir "likes" a las fotos de las borracheras del fin de semana colgadas en las redes sociales, o mirar para otro lado al ver a chavales bebiendo en un parque, son pequeños gestos que pueden parecer insignificantes pero que indican el escaso grado de compromiso de la sociedad ante el consumo en menores.
Precisamente para implicar a toda la sociedad frente a este problema la Fundación de Ayuda a la Drogadicción (FAD) lanzó la campaña que bajo el lema "Bienvenidos al trecho" invita a recorrer el camino que va del "dicho" (decir que ningún menor debería beber alcohol) al "hecho" (que ninguno consuma).
Durante la presentación de la campaña en rueda de prensa, el vicepresidente de la FAD, Ignacio Calderón, ha incidido en que el "gran objetivo" es conseguir que "la sociedad abra los ojos" ante este problema y conseguir que pasemos de "pensar 'no es un tema mío'` a decir 'qué puedo hacer".
Según los datos del Barómetro 2017 elaborado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud, emborracharse y perder el control es un comportamiento que compensa a un 40 por ciento de los jóvenes con edades entre los  15 a 29 años a pesar de los riesgos que pueda entrañar. El porcentaje sube hasta el 42 por ciento en la franja de 15 a 17 años. Además, en España se registran una medida de 480.000 borracheras de menores los fines de semana.

consumo de patrón nórdico
"Estamos hablando de niños y niñas" que han pasado a "consumir con un patrón nórdico (5-7 copas en dos horas), que es agarrarte una toña de tamaño natural", dijo Calderón, quien se ha preguntado si la causa está en que los chavales tienen unos horarios de ocio muy largos.
Calderón insistió en que hay que desterrar conceptos como que "en España las celebraciones siempre deben ser con borracheras o que un 'güisquito' es cardiovascular" y subraya que sobre estas cuestiones en la FAD están "muy decididos a cambiar el rumbo".
Y ello solo se consigue con una "batería" de acciones, a las que "nunca puede sustituir una ley", que, según ha reconocido, sería difícil de aplicar en un país que tiene una fiesta cada 14 minutos aproximadamente. La campaña de la FAD se dirige a la población en general, aunque apela directamente a todos los grupos de influencia sobre los menores, incluidos ellos mismos.
El director creativo de la agencia de publicidad que lleva la campaña, Óscar Martínez, indicó que con ella se llama a la acción a las familias, docentes, distribuidores, productores de bebidas alcohólicas y "celebrities" al tiempo que se proponen acciones concretas para llevar a cabo. "Hay que empezar a dejar de decir lo que haríamos y empezar a hacerlo todos juntos", zanja Martínez. La campaña, que permanecerá activa los próximos seis meses, consta de una web (eltrecho.com) y anuncios  en prensa, radio, televisión y redes sociales.
Calderón hace un llamamiento a adherirse al manifiesto "La sociedad civil ante el consumo de alcohol en menores", una declaración elaborada por la FAD y 40 entidades más, a través de la web www.eltrecho.com.n