Programa Abalar

XORNAL ESCOLAR

¿Qué es el sexting?

Peligros de enviar contenido erótico sexual en la red

 

¿Qué es el sexting?

En la actualidad, los y las más jóvenes, la generación “millenials” encuentran en la esferea virtual, no solo una forma de comunicarse, entretenerse o disfrutar del tiempo de ocio, sino también un espacio para establecer nuevas relaciones sociales. Los medios tecnológicos están plenamente asentados en las vidas de los y las más jóvenes.

El Instituto Nacional de Estadística (2017) refleja un crecimiento exponencial, en la última década, tanto respecto al uso del ordenador, del acceso y uso de Internet como en relación a la tenencia de teléfonos móviles de los y las adolescentes entre 10 y 15 años. Así, en este último año, el uso del ordenador (95%) y de Internet (95%) está casi generalizado. En cuanto a la tenencia de teléfono móvil casi el 70% de los y las menores, de 10 a 15 años, dispone de móvil propio. De este uso casi generalizado de las tecnologías han surgido nuevos fenómenos como el sexting.

Definición

El Sexting es un término anglosajón que resulta de la combinación de sex (sexo) y texting (envío de mensajes de texto). Se utilizó por primera vez en el año 2005 en Reino Unido. El fenómeno del sexting se define como el envío, la recepción y el reenvío de contenido de tipo erótico- sexual a través de fotografías, vídeos y/o mensajes de texto a otras personas a través de teléfonos móviles, tablets, redes sociales u otros medios informáticos (Skype, chats, etc).

Características

El sexting se caracteriza por el uso de los medios tecnológicos para el envío, la recepción o reenvío de este contenido de carácter sexual y/o erótico, sean propios u ajenos. Otra particularidad se refiere a la identificabilidad de las personas protagonistas del vídeo, fotografía o texto erótico sexual. También hace referencia a la edad de las personas implicadas, ya que actualmente el sexting lo llevan a cabo tanto adolescentes como adultos.

Otra característica es la voluntariedad en la implicación en el envío de este tipo de contenidos, se asume que son las propias personas, sean menores o adultas, las que producen ese contenido erótico/sexual en sus diversas manifestaciones de forma voluntaria siendo responsables del primer paso en su difusión. El consentimiento tanto en la producción de los contenidos, como en su difusión es fundamentalmente porque de no existir consentimiento estaríamos ante situaciones con graves implicaciones legales. La última característica alude a la naturaleza privada de los contenidos. Cuando una persona escribe un mensaje de texto, se saca una fotografía o produce un vídeo con contenido erótico/sexual, lo hace de forma privada para enviársela a una persona o varias personas determinadas. 

En cuanto a los argumentos que los y las adolescentes esgriman en relación a sus comportamientos de sexting, podemos destacar: i) flirtear o llamar la atención de la pareja; ii) estar dentro de una relación; iii) considerar la práctica de Sexting como una fase experimental en la adolescencia; y iv) debido a la presión/coacción, ya sea de la pareja o del grupo de iguales 

Riesgos

La práctica de Sexting conlleva una serie de consecuencias negativas para los y las adolescentes. Debido a la situación de especial vulnerabilidad en la que los y las adolescentes se encuentran, pueden enfrentarse a consecuencias perjudiciales para su correcto desarrollo psicológico, afectivo, sexual y social. La pérdida de control sobre las imágenes que son distribuidas sin autorización o el potencial ilimitado de receptores de las imágenes, textos o grabaciones de contenido erótico sexuales son dos posibles consecuencias. Teniendo en cuenta que, si este tipo de contenidos sexuales son almacenados en los dispositivos puede ser suponer un riesgo.

Nos referimos a, por un lado, la facilidad con la que los virus y hackers pueden acceder a los ordenadores, a los móviles u otros aparatos tecnológicos. Por otro lado, el denominado craking, que se refiere a la pérdida o sustracción ilícita de un dispositivo tecnológico por cualquier persona, que puede acceder a los contenidos almacenados y difundirlos sin consentimiento de las personas protagonistas. También se ha puesto de manifiesto la existencia de presiones para llevar a cabo comportamientos de Sexting e incluso de chantaje hasta la violencia sexual. Otros riesgos que aparecen entrelazados a los comportamientos de Sexting y que colocan a los y las adolescentes en indefensión, serían: el acoso escolar, el ciberacoso, el grooming y la violencia en las relaciones de pareja.

Por lo tanto, el sexting no es un fenómeno ajeno a los y las adolescentes y pueden colocarlos en situaciones de verdadero riesgo. Por lo que consideramos necesario formar y concienciar a los y las adolescentes sobre el uso adecuado de las tecnologías y de internet con la finalidad de protegerlos.