MUNDO

La UE evita dar su apoyo pero entiende el bombardeo en Siria

Los ministros de Exteriores condenan el empleo de armas químicas por el gobierno de Al Asad

Una calle en ruinas en Duma, cerca de Damasco, después de que el ejército sitio tomara su control.
Una calle en ruinas en Duma, cerca de Damasco, después de que el ejército sitio tomara su control.
La UE evita dar su apoyo pero entiende el bombardeo en Siria

nnn  Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea (UE) evitaron ayer dar un apoyo explícito al ataque sobre Siria que realizaron este fin de semana Estados Unidos, el Reino Unido y Francia en respuesta al presunto uso de armas químicas el 7 de abril en Duma y se limitaron a asegurar que lo "entienden". "El Consejo entiende que los ataques aéreos de Estados Unidos, Francia y el Reino Unido dirigidos contra las instalaciones de armas químicas en Siria fueron medidas específicas tomadas con el único objetivo de evitar usos adicionales de armas y sustancias químicas por parte del régimen sirio para matar a su propio pueblo", declararon.
Los jefes de la diplomacia de los Veintiocho se expresaron en ese sentido en las conclusiones de una reunión de ministros celebrada este lunes en Luxemburgo. En ellas, también condenaron "firmemente" el empleo "continuado y repetido" de armas químicas por el Gobierno de Bachar al Asad, incluido el ataque del 7 de abril en el cual perdieron la vida decenas de personas y que es "una grave violación del Derecho internacional y una afrenta a la decencia humana", señalaron.
"La UE expresa su grave preocupación por la violación en Siria de la Convención sobre Armas Químicas y la prohibición universal de la utilización de armas químicas", dijeron, para más adelante manifestar su apoyo a la investigación de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) y plantear la posibilidad de aplicar sanciones adicionales a Damasco.

reservas de varios países
Fuentes diplomáticas precisaron que Irlanda expuso las mayores reticencias, mientras que Suecia y Chipre también tuvieron ciertas reservas. "Creo que todo el mundo hubiera preferido que el Consejo de Seguridad de la ONU tomara acciones decisivas con el mandato completo de la ONU. Eso no fue posible", declaró el ministro de Exteriores irlandés, Simon Coveney, en referencia a los vetos rusos.
Su homólogo británico, Boris Johnson, dijo que los ataques "calibrados y proporcionados" contra el régimen de Bachar al Asad fueron "totalmente correctos", tanto para el Reino Unido como para el resto del mundo.
De todas formas, los Veintiocho quisieron poner el acento sobre la negociación para encontrar una solución política al conflicto, en el marco de la ONU en Ginebra.
Por su parte la primera ministra británica, Theresa May, defendió ayer ante el Parlamento la legalidad del ataque del sábado contra instalaciones del régimen sirio, al considerar que hay "evidencias convincentes" sobre el uso de armas químicas en Duma y era necesario actuar por motivos humanitarios. El líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, consideró por su parte que la acción coordinada entre Estados Unidos, Francia y el Reino Unido fue "legalmente cuestionable" al no tener el respaldo del Consejo de Seguridad de la ONU y reprochó a May no haber pedido permiso a la Cámara de los Comunes para unirse a los bombardeos.
También en Francia toda la oposición reprochó en el Parlamento al presidente Macron por haber actuado sin el aval de la ONU.n