MUNDO

El sureste de EEUU se prepara para el "puñetazo" de Florence

El potente huracán puede dejar sin electricidad durante semanas a gran parte de la zona afectada

Dos hombres colocan planchas de madera sobre las ventanas de una vivienda en Carolina del Norte.
Dos hombres colocan planchas de madera sobre las ventanas de una vivienda en Carolina del Norte.
El sureste de EEUU se prepara para el "puñetazo" de Florence

Los estados de Carolina del Norte, Carolina del Sur, Virginia y Georgia continúan con las labores de evacuación y preparativos ante la inminente llegada a EEUU del huracán Florence, cuyo impacto puede dejar "sin electricidad durante semanas" a gran parte de la zona.
"Esto no va a ser un arañazo, esto va a ser un puñetazo de Mike Tyson a la costa de las Carolinas", dijo Jeff Byard, director asociado de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA), en un una rueda de prensa en referencia al excampeón mundial de boxeo.
Byard alertó que ayer fue "el último día" para la evacuación, ya que los efectos del huracán se sentirán desde "el jueves (hoy) hasta el fin de semana". "Puede ser la tormenta más peligrosa de la historia de las Carolinas", agregó.
Las autoridades ordenaron la evacuación de más de un millón y medio de personas en las zonas costeras de esos cuatro estados, y según las estimaciones preliminares, cerca de 3,6 millones de usuarios podrían quedarse sin electricidad, algunos de ellos durante semanas, la mayoría en la zona este de Carolina del Norte.
El huracán Florence, de categoría 4 de un máximo de 5, mantiene todo su potencial de marejadas ciclónicas destructivas y lluvias torrenciales en su avance hacia el sureste del país, adonde se espera que llegue este viernes, informó por su parte el Centro Nacional de Huracanes (NHC). Tras su avance de las últimas horas, se encuentra a 785 kilómetros al sureste de Willmington, en Carolina del Norte, y a 840 al este-sureste de Myrtle, en Carolina del Sur.
El presidente estadounidense, Donald Trump, que canceló dos actos ante la llegada del huracán, reiteró que el serio peligro que éste supone para la población.