INCENDIO EN PORTUGAL

“La prioridad ahora es combatir el fuego, ya se hablará de causas"

El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, hizo un llamamiento para que todos los esfuerzos se centren en combatir el fuego que azota el centro del país y dejar para más adelante causas y responsabilidades.

Marcelo Rebelo de Sousa.
Marcelo Rebelo de Sousa.
“La prioridad ahora es combatir el fuego, ya se hablará de causas"

Portugal sigue luchando contra las llamas de un incendio forestal, el de Pedrógão Grande, que ha acabado con la vida de al menos 63 personas, pero también con el futuro de numerosas aldeas de la zona de la Sierra de Lousã y el Valle del Zezere, en el centro del país.


 Desde la sede del Comando de Operaciones, instalado a primera hora de ayer en el pueblo de Avelar, a 40 kilómetros de Pedrógão Grande -epicentro de la tragedia-, los mandos de los distintos operativos trabajan en dos direcciones.


Por un lado, sofocar cuanto antes un incendio forestal que no deja de avanzar y que, de momento, cuenta con al menos cinco focos activos que con el viento tiran con bastante intensidad. Y por otro, dar cobijo y toda la ayuda necesaria a las personas de los diferentes pueblos que han perdido todo lo que tenían, incluido su hogar.
El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa,insistió ayer en su llamamiento a la unidad de todos los portugueses, a la solidaridad y a "proseguir el combate en curso" contra el fuego azota el centro del país.


"Vamos a enfrentar lo que tenemos, el combate es difícil", dijo el jefe del Estado en el centro de control establecido en la localidad de Avelar, muy cerca de Pedrógão Grande, donde el sábado si inició el dramático incendio que ayer continuaba aún activo.


La situación ahora es "crucial", con "desafíos inmediatos" a los que hay que dar respuesta, según el presidente, quien añadió que "después tendremos todo el tiempo del mundo" para hablar de causas, de reflexiones, de análisis, discutir de las condiciones meteorológicas, de la naturaleza y de todo lo que haga falta".


Rebelo de Sousa visitó ayer por la tarde a varios de los comandos, organizados por sectores que operan en Avelar con una estructura más sólida que la del primer puesto de emergencia establecido en Pedrógão Grande. Aunque aún no se ha cerrado la primera fase, la del combate, el presidente explicó que se ha abierto una segunda, "la de acogida, reinserción comunitaria" de afectados que se han quedado sin hogar o que han perdido a sus familiares.


Tal y como está la situación, "se está haciendo todo lo necesario con los medios disponibles", dijo, antes de destacar que el número de víctimas se mantiene estable en las últimas horas, ofreciéndose ayer la cifra de 64 fallecidos.
Los vecinos y las autoridades que se han desplazado a la zona sospechan que el número de víctimas mortales podría aumentar cuando los medios terrestres consigan acceder a las numerosas alquerías repartidas por toda la zona de sierra de la comarca de Pedrógão Grande. De momento, los bomberos no han podido llegar a esos lugares, por falta de garantías de seguridad, localizados en laderas muy escarpadas.