La niña belga desaparecida fue descuartizada por su madre

El cuerpo descuartizado de Diana Farkas, una niña de cuatro años desaparecida desde el lunes, fue encontrado ayer en el congelador del domicilio de su madre, en la localidad de Chatelineu, en el sur de Bélgica, según anunció la policía federal.
La madre, Juliana Santana Duran, reconoció haber estrangulado a la pequeña antes de descuartizar el cuerpo y guardarlo en bolsas dentro del congelador, aunque no explicó los motivos, informó en rueda de prensa el fiscal Pierre Magnien.

Los hechos ocurrieron en la madrugada del lunes, pocas horas antes de que la escuela a la que asistía la pequeña diera la alarma después de que esta no se hubiera presentado. Durante el primer registro del domicilio de la madre, llevado a cabo el martes, la policía encontró en una lavadora ropa ensangrentada perteneciente a la niña y a una persona adulta.