MUNDO

Merkel y Schulz reeditan una "gran coalición" de gobierno

El socialdemócrata deja la presidencia del partido para asumir el ministerio de Asuntos Exteriores

La canciller alemana, Angela Merkel (c), su aliado bávaro, Horst Seehofer (i), y el líder del SPD (d), Martin Schulz.
La canciller alemana, Angela Merkel (c), su aliado bávaro, Horst Seehofer (i), y el líder del SPD (d), Martin Schulz.
Merkel y Schulz reeditan una "gran coalición" de gobierno

n n n La canciller alemana, Angela Merkel, logró un acuerdo para reeditar la gran coalición con el Partido Socialdemócrata (SPD), que ganará peso en el futuro gabinete y cuyo líder, Martin Schulz, deberá ahora lograr convencer a sus militantes para que den luz verde al pacto. Schulz, anunció su retirada de la presidencia de esa formación para favorecer su "necesaria renovación interna" y concentrarse en la tarea de ministro de Asuntos Exteriores en la nueva coalición.
Más de cuatro meses después de las elecciones y tras una última maratoniana jornada negociadora de 24 horas, la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel, su ala bávara de la Unión Socialcristiana (CSU) y el SPD cerraron un documento de 177 páginas, que, según la canciller, dará una "nueva dinámica" al país.
El pacto sienta las bases para el gobierno "estable" que necesita Alemania y que "muchos en el mundo esperan", subrayó Merkel, en puertas de ser investida jefe del ejecutivo por cuarta vez.

campaña interna
El acuerdo se someterá al voto de los 463.723 militantes socialdemócratas en una consulta vinculante, con el escrutinio fijado para el 4 de marzo, y Schulz aseguró que trabajará para convencerles de que se trata de "un muy buen acuerdo", consciente de las divisiones internas.
Desde principios de enero se afiliaron al SPD 24.339 personas y la incógnita es cuántos de ellos se afiliaron en respuesta a la campaña de las Juventudes del SPD (Jusos) para reclutar nuevos militantes que voten negativamente a la gran coalición. Un debate interno que continúa.
Aunque el SPD no consiguió incluir en el acuerdo todas sus reivindicaciones, muchos puntos llevan su sello, como las multimillonarias inversiones en educación, vivienda y digitalización, el refuerzo de la atención a la dependencia o la apuesta por reforzar la Unión Europea y la eurozona de la mano de Francia.