MUERE FIDEL CASTRO

Largas colas y caras de tristeza y emoción en tributo al 'eterno' líder

Numerosos cubanos se muestran convencidos de que Cuba mantendrá el camino de la revolución que marcó Fidel 

El memorial a José Martí de la Plaza de la Revolución abrió sus puertas para que los cubanos puedan despedirse del expresidente Fidel Castro.
El memorial a José Martí de la Plaza de la Revolución abrió sus puertas para que los cubanos puedan despedirse del expresidente Fidel Castro.
Largas colas y caras de tristeza y emoción en tributo al 'eterno' líder

Una cola interminable rodea desde el amanecer el memorial José Martí en la Plaza de la Revolución de La Habana, donde miles de cubanos con rostros de tristeza, emoción contenida y lágrimas acudieron hoy los primeros a rendir tributo al comandante, cuyo legado es "eterno" e "inmortal". Puntual, a las nueve de la mañana (15,00 horas española), el memorial abrió sus puertas y los primeros fieles al comandante, muchos entre llantos y otros con la mano en el pecho, comenzaron a desfilar frente a uno de los tres puntos de homenaje instalados, casi idénticos, con flores blancas, imágenes de Fidel, y sus condecoraciones militares.
No estaba la urna con las cenizas del comandante, como muchos en la fila esperaban, aunque los restos cremados del Fidel sí viajarán a partir del miércoles por la isla, hasta Santiago de Cuba, cuna de la Revolución, donde se celebrará su funeral el 4 de diciembre. "He venido a cumplir con mi deber patriota y revolucionario, en honor a nuestro comandante en jefe, que murió como comandante invicto", afirmó Jesús, un hombre de 85 años que colaboró con la lucha clandestina antes de la Revolución en Ciego de Ávila.
Recuerda con cariño esos años en los que conoció a Fidel, antes de convertirse en comandante en jefe de la Revolución, a quien recuerda como un hombre "humilde, alegre y campechano" que se convirtió luego en un líder mundial cuyo legado "estará vivo por los siglos de los siglos". Su "compañera" de lucha, Mercedes Cabrera, fue quien le avisó la noche del viernes de la muerte de Fidel y ayer le acompañó al homenajearle al memorial José Martí: "Nuestro comandante vive, no ha muerto. Sigue y seguirá en todas las generaciones futuras".
"Fidel nos enseñó a luchar y a ayudar a ancianos, niños, pobres y humildes. Él dijo desde el principio que esta Revolución era de los humildes y para los humildes y así ha sido", afirmó Cabrera, que integró el Ejército Rebelde en los años de la lucha guerrillera en la Sierra Maestra.
Tampoco quisieron dejar de despedirse del comandante estudiantes de secundaria como Idoliris, de 16 años, quien, mientras esperaba en la larga cola para entrar al memorial, sentía "tremendo orgullo" de poder despedirse de Fidel y "tremenda pena" por haber perdido a un líder de su magnitud, aunque "su recuerdo estará siempre presente". "Es un privilegio estar aquí", señalaba su compañero de clase Carlos Alejandro, que se enteró de la muerte de Fidel en el momento en que se interrumpió la programación televisiva la noche del viernes para transmitir la alocución del presidente Raúl Castro.
"Fue una sorpresa. En mi casa todo el mundo se puso a llorar. Y en la calle hay tristeza", contaba sobre la muerte del líder histórico de la Revolución cubana, a los 90 años, el 25 de noviembre a las 10.29 horas. "Orgullosa" y "eternamente agradecida" a Fidel, se desplazó hasta la Plaza de la Revolución para decirle adiós Bárbara Guerra, maestra jubilada de 78 años, consciente de que sin los logros de la Revolución, ella como mujer negra no hubiera disfrutado de los "derechos y oportunidades" que ha tenido.
"Siento una gran tristeza, pero tremenda fortaleza porque sé que los que siguen, mis nietos y bisnietos, los jóvenes en general, van a seguir ese camino porque Fidel es un ejemplo. Nos ha dado una lección de vida, no sólo a los cubanos, si no a cualquier ser humano en el mundo", relataba entre lágrimas. "Mi comandante inmortal", así tituló un poema que escribió a Fidel la misma noche de su muerte, "trágica" noticia que la dejó paralizada, sin poder moverse del sillón hasta el amanecer.
"Aquí se siente mucho dolor. Todos estamos muy consternados por la muerte de nuestro comandante porque todos lo queríamos de corazón", aseguraba Félix Jardines, un abogado de 58 años, mientras esperaba en la cola para entrar al homenaje. Para él, que no ha podido pegar ojo desde la noche del viernes, Cuba sin Fidel va a seguir igual: "Revolución, socialismo, tratar de hacer las cosas mejor cada día, que fue por lo que él luchó". 

Críticas a la presencia del rey emérito español en los funerales 

El grupo parlamentario de Ciudadanos cuestionó que el Gobierno de Mariano Rajoy haya decidido enviar al rey emérito Juan Carlos I a los funerales por el fallecimiento de Fidel Castro que comenzarán este martes y ha defendido que con la presencia de un secretario de Estado habría bastado. Don Juan Carlos asistirá hoy al acto de masas para homenajear al expresidente cubano Fidel Castro en la Plaza de la Revolución de La Habana, ceremonia en la que también estará el secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica, Jesús Gracia, según confirmaron fuentes de la Embajada española en Cuba, que justificaron la presencia del rey emérito en la buena relación que mantenía con el fallecido.
La formación naranja, a través de su portavoz en la Comisión de Asuntos Exteriores, Fernando Maura, registró ayer una batería de preguntas en el Congreso con las que pretende saber si el Gobierno no ha considerado la condición de dictador de Castro para "modular" la representación española a un nivel de representación inferior, por ejemplo, la de un secretario de Estado. 
En el mismo sentido, la antigua Convergéncia (CDC) -ahora Partit Demócrata Europeu Catalá (PDECat)- también cuestionó la presencia de Juan Carlos I en los funerales por el fallecimiento de Castro. "¿Cuáles son los valores y principios de la política exterior del nuevo Gobierno que inspiran la decisión de enviar al Rey emérito y a un secretario de Estado a los actos laudatorios en recuerdo del fallecido dictador cubano Fidel Castro?", reza su pregunta. n