MUNDO

Italia presiona de nuevo para repartir la “carga" migratoria

Fuerza el debate sobre las llegadas en la cumbre de ministros de Defensa y Exteriores de UE

La ministra italiana de Defensa, Elisabetta Trenta, en una reunión de ministros de Defensa de la UE.
La ministra italiana de Defensa, Elisabetta Trenta, en una reunión de ministros de Defensa de la UE.
Italia presiona de nuevo para repartir la “carga" migratoria

Italia presionó ayer de nuevo a sus socios europeos para repartir la carga migratoria con una propuesta para "rotar" en distintos puertos de la Unión Europea (UE) los desembarcos de los rescatados en el Mediterráneo que acaparó el debate de los ministros de Defensa y Exteriores, reunidos en Viena.
La ministra italiana de Defensa, Elisabetta Trenta, acudió a esta reunión informal -en la que no están previsto adoptar decisiones- con una propuesta "firme" para reformar las reglas de la operación Sofía e instó a los socios a apoyarla de aquí a mañana.
El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini (Liga, ultraderecha), ya había amenazado en julio con cerrar los puertos a los barcos que participan en las misiones internacionales presentes en el Mediterráneo, entre las que se encuentra esta misión europea, "Eunavformed Sophia".
Trenta admitió que la propuesta no fue acogida de manera unánime, aunque se mostró "optimista", pero no descartó que, de rechazarse, Italia pueda hacer "consideraciones" sobre su participación en la operación naval europea, que lucha contra el modelo de negocio de los traficantes de personas en el Mediterráneo central. Una operación, cuyo cuartel general está en Roma, que la alta representante de la UE, Federica Mogherini, consideró "vital" y que, aclaró, sólo ha desembarcado en la UE a menos del 10% del total de migrantes rescatados en el Mediterráneo.
El rescate de estas personas es, además, "sólo una parte" del trabajo de la misión, que se dedica fundamentalmente, según el mandato que le han dado los países de la UE, a disuadir el modelo de negocio de los traficantes de personas y a ayudar a que se cumpla el embargo de armas decretado por la ONU a Libia. Mogherini puntualizó que la distribución en la UE de migrantes rescatados "no corresponde a los ministros de Defensa, sino a los de Interior y, quizá, a los jefes de Estado y de Gobierno".
Italia insistió en la revisión urgente de estas normas y consideró que es un asunto que atañe a todos los países de la UE. La ministra italiana espera que España apoye su propuesta dado que el país "está viviendo el problema de la migración en este momento". 
Mientras, el ministro español, Josep Borrell, afirmó a su llegada al palacio de Hofburg de Viena que los problemas migratorios son "un poderoso disolvente" de la UE y consideró que un "fracaso" en la próxima cumbre de líderes puede significar "la cristalización" de "dos grupos" de países en Europa.