Entra en vigor la ley que considera donantes de órganos a todos en Uruguay

La ley que considera donantes de órganos a todos los uruguayos mayores de 18 años que fallezcan en el país, salvo que dejen por escrito lo contrario, entró en vigor este fin de semana, según informaron hoy fuentes sanitarias.

La nueva ley 'interpreta el silencio como una donación solidaria. Si no queremos ser donantes tenemos que expresarlo y registrarlo', destacó la directora del Instituto Nacional de Donación de Órganos y Trasplantes (INDT), Inés Álvarez, en declaraciones que publica hoy la página digital del diario El País.

Uruguay es uno de los países con mayor tasa de donación de órganos de América Latina pero 'aun así no es suficiente y anualmente se mueren personas esperando una donación', agregó.

Hasta ahora en el país si una persona no se manifestaba por escrito a favor de donar sus órganos era considerada como 'no donante', pero la nueva ley invierte el orden.

Quienes sean contrarios a la norma, deben acudir al Instituto Nacional de Donación para completar un formulario que les registre como 'no donantes'.

La ley es 'estricta', los uruguayos son 'muy solidarios' y la población tiene claro que para el caso de trasplante 'hay igualdad para todos, sin discriminaciones por raza o clase social', agregó Álvarez.

Actualmente, en Uruguay hay unas 1.000 personas en lista de espera por un trasplante de órgano.

Entre ellas, 426 (dos son niños) que esperan por un riñón, 16 por un hígado (dos niños), 26 por un corazón (un niño), seis por un pulmón, 94 por un trasplante de riñón y páncreas, uno por riñón e hígado y más de 400 por un trasplante de córnea.

Anualmente se realizan en el país unos 600 trasplantes, 22 % de órganos, 61,5 % de tejidos y 16,5 % de células.

De los 3,3 millones de habitantes que tiene el país, hasta ahora cerca de un millón eran donantes voluntarios de órganos.

Usamos cookies para ofrecerle una experiencia mejorada. Al usar este sitio acepta el uso que hacemos de las cookies Más información >