MUNDO

La eliminación en un torneo, móvil del ataque de Florida

David Katz, que se suicidó, mató presa de la frustración a dos personas y dejó heridas a otras nueve

La calle más cercana al lugar del torneo de vídeojuegos, ayer cortada por la Policía.
La calle más cercana al lugar del torneo de vídeojuegos, ayer cortada por la Policía.
La eliminación en un torneo, móvil del ataque de Florida

David Katz, de 24 años, residente en Baltimore, identificado como el autor del tiroteo en Jacksonville, lo habría hecho según los investigadores frustrado por haber quedado eliminado en una competición de videojuegos, si bien otra hipótesis habla de una trifulca que el atacante sostuvo con una persona fuera del local.
Según Mike Williams, el alguacil de esta ciudad de 900.000 habitantes, Katz, que se suicidó, abrió fuego con un arma corta, mató a dos personas y causó heridas a nueve, para después quitarse la vida con la misma pistola.
Los dos fallecidos en el tiroteo fueron identificados como Taylor Robertson, de 27 años, y Eli Clayton, de 22, participantes en el torneo. Seis de los heridos permanecen hospitalizados, uno de ellos grave. También se registraron heridos leves a causa de la estampida que se produjo dentro del centro de juegos cuando comenzaron a escucharse los disparos, lo que llevó a decenas de personas a huir o buscar refugio bajo las mesas. En cualquier caso, este tiroteo, que se produjo en una popular zona comercial de Jacksonville, ha sacudido Florida,

Competidor experimentado
Ayer trascendió que Katz, conocido como "Bread" en este tipo de juegos, era un competidor experimentado que había ganado el torneo Madden en 2017 y se consideraba "uno de los mejores jugadores", según una cadena de televisión.
Cuando los agentes accedieron al recinto descubrieron que el presunto autor del ataque se había quitado la vida.
El viernes, otro tiroteo en la misma ciudad de Jacksonville se saldó con una persona muerta y dos más heridas tras un partido escolar de fútbol americano. 
Florida ha sido el escenario de dos de los diez mayores tiroteos masivos perpetrados en Estados Unidos, el de la discoteca Pulse de Orlando, donde el 12 de junio de 2016 un terrorista mató a 49 personas, y la masacre del colegio de Parkland, donde el 14 de febrero pasado un exalumno de una escuela secundaria mató a 17 personas y dejó una veintena de heridos.