MUNDO

La Cámara venezolana dicta el 'abandono de cargo' de Maduro

Demanda una salida electoral a la crisis para que "el pueblo el que se exprese a través del voto"

Hemiciclo de sesiones de la Asamblea Nacional de Venezuela durante la votación celebrada ayer.
Hemiciclo de sesiones de la Asamblea Nacional de Venezuela durante la votación celebrada ayer.
La Cámara venezolana dicta el 'abandono de cargo' de Maduro

 La Asamblea Nacional, de mayoría opositora, declaró ayer el "abandono de cargo" por parte del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y demandó una salida electoral a la crisis para que "sea el pueblo el que se exprese a través del voto". "La única forma de resolver los graves problemas que aquejan al país es devolver el poder al pueblo de Venezuela y, por lo tanto, convocar a la celebración de elecciones libres y plurales", señala el acuerdo aprobado con el voto de los 106 parlamentarios de la oposición. La mayoría de la Cámara considera que la gestión de Maduro está al margen de las funciones constitucionales de la presidencia y le responsabilizan de la "grave ruptura del orden constitucional", violación de derechos humanos y "devastación de las bases económicas y sociales" de la nación.
Según la Constitución de Venezuela, una falta absoluta del presidente sería su muerte o renuncia, la destitución decretada por el Tribunal Supremo de Justicia, su incapacidad física o mental, la revocación popular de su mandato y "el abandono del cargo, declarado como tal por la Asamblea Nacional". Ante la falta absoluta del presidente, la Carta Magna obliga a celebrar elecciones universales, directas y secretas.  El abandono del cargo se decretaría por el incumplimiento de sus obligaciones por parte del presidente.

Desatención de funciones


Entre las razones que expuso la mayoría opositora en la AN para declarar el abandono del cargo, se afirma que Maduro ha desatendido las funciones "inherentes" a la presidencia al no "cumplir y hacer cumplir" el ordenamiento constitucional. Una de ellas sería que, según la Cámara, Maduro "ha propugnado y consumado la supresión de la separación de poderes" en el país "mediante su respaldo a la ocupación partidista del Tribunal Supremo de Justicia y del Consejo Nacional Electoral".
El Parlamento responsabiliza a Maduro del "golpe de Estado" que, a su juicio, "indujo a la suspensión de la recolección de manifestaciones de voluntad necesarias para la iniciativa constitucional del referendo revocatorio presidencial", impulsado por la oposición, y al "diferimiento" de las elecciones regionales que debieron celebrarse en 2016. También le acusan de ser corresponsable de que no haya cesado "la persecución política" y que ésta "se ha incrementado".
La utilización de la figura constitucional de "abandono de cargo" por parte de la AN ha sido cuestionada por algunos partidos de oposición y grupos de la sociedad civil como el Programa Venezolano de Educación Acción en Derechos Humanos (Provea), que la considera "una interpretación forzada" de la Carta Magna. El Parlamento votó también a favor de desincorporar a los tres diputados cuya investidura fue impugnada por el Supremo y por la que este había declarado nulos todos los actos legislativos.

El Gobierno crea un "Comando Antigolpe" contra los opositores

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, creará un "Comando Antigolpe" que estará encabezado por el vicepresidente ejecutivo, Tareck El Aissami, para "derrotar y acabar definitivamente todos los vestigios del golpe de estado oligárquico y de derecha".
"Voy a delegar la batalla contra el golpe de Estado en un comando especial antigolpe, por la paz y la soberanía  que se dedique las 24 horas del día a tomar las medidas preventivas, legales y correctivas contra todos los sectores golpistas y terroristas a nivel interno", dijo Maduro, que explicó que este comando será "antitraición" y atenderá los supuestos planes golpistas que se tejan "a nivel político, nivel económico y a todo nivel para darle paz y estabilidad al país".
Detalló que se crearán subcomandos en las 24 entidades federales de la nación suramericana con participación de las Fuerzas Armadas, las fuerzas policiales, el Gobierno central "y de todas las fuerzas patrióticas y revolucionarias del país". Maduro indicó que el comando central dependerá de él, pero estará encabezado por El Aissami, a quien designó como vicepresidente el miércoles pasado, y estará integrado por varias autoridades militares y policiales.
El grupo Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex) calificó ayer de "absoluta desfachatez" la creación de un "Comando Antigolpe".
Para esa organización, Nicolás Maduro solo busca "unir en un solo grupo a narcotraficantes y violadores de derechos humanos con el fin de encarcelar a todos los dirigentes opositores no complacientes".n