María Lapiedra desvela su trauma de la infancia y carga contra su madre

María Lapiedra
María Lapiedra
María Lapiedra desvela su trauma de la infancia y carga contra su madre

María Lapiedra se ha convertido en el personaje revelación del mundo del corazón y la polémica colaboradora sigue dando mucho de que hablar, sin embargo en su última entrevista concedida en exclusiva a la revista Lecturas ha aparcado el tema de Gustavo González o de Mark Hamilton, para desvelar y hablar por primera vez de los traumas infantiles que han marcado su vida.

   María presenta a sus hijas en la revista, de 4 y 2 años, y confiesa su lucha constante por que tengan una infancia perfecta. Todo lo contrario a la que tuvo ella misma. María se ha sincerado y habla por primera vez de sus traumas infantiles y su relación con su madre.

   María define su infancia como "oscura" y confiesa que "lloraba mucho, he tenido que borrar muchas cosas", sin embargo recuerda: "cuando era pequeña, primero compartía habitación con mi hermano y después mis padres me pusieron en la sala de estar, dormía en una especia de sofá". De su hermano asegura: "siempre tuvo todo porque era el mayor. Me sentía una mierda", asegura.

   María asegura que durante su infancia se sintió muy sola y añade: "mi padre trabajaba mucho, era bueno pero un padre ausente", no puede evitar las lágrimas al narrar sus vivencias y hace culpable a su madre de todo su sufrimiento. "Era una relación amor-odio desde que tengo uso de razón. Iba mucho a su bola y no me trataba como a una niña. Nunca me hizo feliz", desvela María emocionada desvelando uno de los episodios que más ha marcado su actual personalidad: "Uno de mis primeros recuerdos es de mi madre diciéndome que era más guapa que yo. Supongo que por eso empecé a tener muchos novios, buscaba el amor a través de los chicos" y asegura que "no buscaba sexo, yo soy más cariñosa y de estar abrazada a alguien".

   Pero el momento más crítico para María llegó cuando su madre la abandonó: "Mi madre nos abandonó, dijo que se había enamorado de otro y se fue. Me di cuenta de que mi madre fue mala madre cuando tuve hijas" y desde ese momento: "nuestra relación ha sido intermitente toda la vida. La primera vez que volvió me ilusioné mucho, pero después desaparecía otra vez" recuerda María.

   Aunque María asegura que no la odie si que sus palabras muestran el rencor de no haberse criado como ahora lo hacen sus hijas. Un episodio más de la vida de María que nos sirve para conocer aun mejor la personalidad de uno de los personajes mas relevantes del momento en el mundo del corazón.