José Fernando debe volver a la cárcel

José Fernando
José Fernando
José Fernando debe volver a la cárcel

José Fernando Ortega Mohedano, que se encuentra ingresado en una clínica de desintoxicación, vuelve a ser noticia después de que la juez de lo Penal número 5 de Sevilla haya tomado la decisión de revocar la supensión de condena del joven, tras tener conocimiento de que habría quebrantado en dos ocasiones la orden de alejamiento acordada con respecto a Michu, su pareja, a la que visitó en el hospital cuando estaba ingresada estando embarazada. Y es que la historia de amor entre José Fernando y Michu, de nombre real María Jesús Rodríguez Gamaza, es una historia, de remake con notas bien modernas de La guerra de los Rose.


JOSÉ FERNANDO Y MICHU, UNA RELACIÓN CON MUCHOS ALTIBAJOS Y PROBLEMAS DE DROGADICCIÓN

Y es que la relación de José Fer y Michu ha tenido muchos altibajos de lo más pintorescos. Ambos empiezan a mantener una relación cuando ninguno de los dos se encontraba al 100 por 100 y ha sido un ni contigo ni sin ti en el que además, ella, se ha atrevido a dar una exclusiva de una boda mientras él está ingresado en un centro de rehabilitación.


MICHU NO QUERÍA PERDER SU RELACIÓN CON JOSÉ FERNANDO

De hecho, es cuando comienzan su relación cuando empiezan a surgir disputas entre la pareja y unos supuestos malos tratos por parte del joven hacia su novia. Pero cada vez que lo dejaban y él ingresaba en un centro para llevar una terapia de ayuda personal y desintoxicación de drogas ella, no se daba por vencida y de nuevo lo buscaba, algo que poco le beneficiaba a él como aseguraba el entorno de José Fernando (nunca podremos olvidar aquellas imágenes de sus tíos intentado rescatarle de un bar para que volviera al centro en el que había estado ingresado) y que le hizo hasta abandonar el centro de rehabilitación. Fue en uno de estos abandonos cuando ella se quedó embarazada. Y en el periodo el embarazo, llegó una orden de alejamiento, tras un altercado que protagonizaron, donde actuó hasta de oficio la policía.

El hijo de Rocío Jurado visitó a la madre de su hija cuando ésta estaba embarazada e ingresó en el hospital, quebrantando así la orden de alejamiento, y justificó esa visita afirmando que estaba preocupado por su hija: "Fui a visitarla porque estaba mal. Corría riesgo su salud y la de mi hija".


MICHU Y JOSÉ FERNANDO SE CASAN

La novia de José Fernando, Michu, ha confesado hace poco que se casarían el próximo verano. Pero resulta que el hijo del extorero tenía una orden de alejamiento contra ella, la misma orden que le ha costado a José Fernando su ingreso de nuevo en prisión. El hijo de Ortega Cano ya estaba condenado por otro procedimiento por robar y agredir a un joven en el mes noviembre de 2013 pero la condena se le había suspendido ya que desde el pasado 12 de mayo, José Fernando se encuentra interno en el centro San Juan de Dios de Ciempozuelos, siendo tutelado en él mismo para desintoxicarse tras varios intentos fallidos.

Aquella visita a Michu cuando ella enfermó estando embarazada parece que le ha salido cara. Todo indica que el joven hijo de Ortega Cano y Rocío Jurado tiene que volver a prisión, dando así un vuelco a su vida en todos los sentidos, su vida amorosa y su salud se verían afectadas por esta resolución.


LA MALA RELACIÓN ENTRE GLORIA CAMILA Y MICHU

Para más INRI, y antes de conocer esta nueva decisión judicial, la hermana del protagonista de esta historia, Gloria Camila, mostraba su indignación con Michu a nuestra redacción por haber hablado de la boda entre ella y José Fernando, en sus declaraciones decía: "Creo que no es el momento y que tiene que respetar un poco a mi hermano, que está en tratamiento", a lo que añadía: "Es que es muy pesada, aunque yo a la niña la adoro", nos explicaba Gloria haciendo referencia a su sobrina.

   Desde el pasado 12 de mayo, José Fernando se encuentra interno en el centro San Juan de Dios de Ciempozuelos, siendo tutelado en el mismo. Según su abogada, el joven se verá muy afectado en cuanto a su evolución clínica si ingresa en prisión. A lo que añadía también que es precisamente ahora cuando más necesita la suspensión de la condena que se la había concedido, ya que es el momento en el que se está recuperando de sus adicciones.