CASO DIANA QUER

Una investigación que no cesa

Las investigaciones de la Guardia Civil sobre la desaparición de Diana Quer en agosto de 2016 continúan a pesar del sobreseimiento provisional del caso dictado por el juez instructor el pasado mes de abril.

Abuín Gey (derecha, con el dorsal 1.353), posando junto a otros participantes en la San Martiño de Ourense en 2016.
Abuín Gey (derecha, con el dorsal 1.353), posando junto a otros participantes en la San Martiño de Ourense en 2016.
Una investigación que no cesa

El juzgado de Ribeira (A Coruña) que instruye el caso Diana Quer, la joven desaparecida en Galicia el pasado verano, acordó el pasado 19 de abril el sobreseimiento provisional de la causa y el levantamiento del secreto de sumario, aunque ve "necesaria la continuación de la investigación de la policía judicial". Los padres de la joven madrileña se desplazaron ese día al municipio coruñés para conocer la decisión judicial, de la que informó el propio progenitor a la salida del juzgado.


El archivo provisional del caso de la desaparición de Diana Quer no ha disminuido "ni un ápice" el esfuerzo de los investigadores de la Guardia Civil, que insisten en algunas líneas de trabajo con la esperanza de aclarar qué pasó ese 22 de agosto de 2016, la última vez que fue vista la joven. Líneas "calientes" que, como dicen fuentes de la investigación, mantienen intactas las esperanzas de los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) y de las unidades territoriales de de la Guardia Civil en Galicia a pesar de un archivo que, para muchos, se ha producido demasiado pronto.
Tan solo ocho meses han pasado desde la desaparición en A Pobra de Caramiñal (Pontevedra) de Diana Quer, una joven madrileña que tenía 18 años cuando pasaba las vacaciones en la vivienda de veraneo que su familia tenía en ese municipio gallego, en un caso de los más mediáticos que se recuerdan. La Guardia Civil no tira la toalla aunque el caso se haya sobreseído provisionalmente, porque también se archivó varias veces el de la joven de Algete Eva Blanco y al final su asesinato se esclareció veinte años más tarde, tal y como recuerdan las fuentes consultadas.


"Con la misma gente y con la misma intensidad" continúa trabajando la Guardia Civil, que "no ha bajado el ritmo" consciente, además, de que la investigación puede ir para largo, por lo que mantiene a los agentes especializados de la UCO investigando sobre el terreno. "Se puede decir que casi estamos empezando", subrayan los investigadores, que aún tienen por delante, entre otras cosas, continuar con el análisis y contraste de los dos millones de registros de llamadas o conexiones telefónicas de 250.000 líneas detectadas.


Nada más y nada menos que a unas 400 personas han interrogado los agentes, muchos como testigos y algunos como posibles sospechosos, que han ido aportando información incluida en una base de datos creada "ad hoc" para esta investigación y que de vez en cuando "avisa" cuando alguna coincidencia puede hacer saltar las "alarmas". Y en esas exhaustivas pesquisas, se ha incluido a todas las personas que en ese momento estaban en A Pobra y en los alrededores, a los 250 seguidores que Diana tenía en las redes sociales, a sus amigos y conocidos de Pozuelo de Alarcón (Madrid) e Ibiza, a quienes tenían antecedentes o a los reclusos que podrían gozar de un permiso penitenciario, entre otros.
Ahora, con la detención de José Enrique Abuín Gey (aficionado a las carreras populares y que participó en la San Martiño de Ourense en 2016) por una agresión sexual en Boiro se abre la puerta a una solución final.