MANUEL FERNÁNDEZ PADÍN TESTIGO PROTEGIDO EN EL JUICIO POR LA 'OPERACIÓN NÉCORA'

"Tengo miedo, sé que no puedo vivir en Galicia y menos en vilanova de arousa"

Manuel Fernández Padín, narcotraficante arrepentido y testigo protegido en el juicio por la 'operación Nécora', participó en el Foro La Región con el propósito de que su experiencia apuntale un mensaje: "De la droga se sale". 

Manuel Fernández Padín
Manuel Fernández Padín
"Tengo miedo, sé que no puedo vivir en Galicia y menos en vilanova de arousa"

¿Le sorprende el éxito de series como ‘Narcos' y ahora ‘Fariña'?
'Narcos' no la he visto. Sobre 'Fariña' hablé con Bambú Producciones, me dijeron que iba a ser una experiencia nueva en la televisión en España y al final salió bien por la audiencia, pero esta serie es pura ficción. Es mentira todo lo que cuentan de mí y sé que otras personas también piensan lo mismo. Eso de que está basada en hechos reales no es cierto. Para mí es ficción y de la mala. 

¿Puede existir el riesgo de que se acabe idealizando al narcotraficante?
Al narcotraficante nunca se le puede idealizar porque son personas que hacen mucho daño, aunque depende un poco de la mentalidad de quien vea la serie porque puede haber gente que lo haga por el dinero que tienen. Para mí no dejan de ser delincuentes que hacen mucho daño a la juventud y a la sociedad. 

¿Ha denunciado al autor del libro y a la editorial, ¿en qué no está de acuerdo?
El viernes pasado tuve un acto de conciliación que no prosperó y le dije personalmente a Nacho Carretero que no tiene nada que ver lo que habíamos hablado con lo que publicó. Siendo benevolente, quizá se olvidó de lo que le dije y después lo noveló a su manera. Eso sin pensar que haya mala intención, pero ya hay un error cuando dice que mi hermano, uno de los del famoso equipo de fútbol, se salvó por un trasplante de hígado que me hicieron a mí. Hay una serie de errores pequeños, pero también alguno grave como acusarme de participar en una descarga de cocaína con los Lulús en Muxía cuando no los conozco. 

Pero le habrán reprochado, incluso en ese acto de conciliación, que el libro es de 2015 y usted reclama ahora.
Él me regaló el libro hace unos meses, no en el 2015. Lo leí un poco antes de emitirse 'Fariña' porque colaboré en el guión. En la serie me han puesto de paleto, tonto, lelo... Le tengo que estar muy agradecido a Ramón Campos por haber observado en mí esa imagen que no tengo para nada, pero allá ellos y su conciencia. 

¿Cómo comenzó en el narcotráfico?
Lo quiero contar todo en el Foro  La Región, pero le adelantó que enfermé por el consumo drogas, de LSD, y por eso me quedé sin trabajo, sin matrimonio, sin medios económicos y en un momento de grandes necesidades se lo pedí a uno de los hijos de Charlín Gama para el contrabando de tabaco, pero cuando llegué a la descarga resultó ser de hachís. Pasaron unos meses hasta la segunda, que en el libro y en la serie se equivocan incluso con la época y en el año. Me llamaron y aunque creía que no debía hacerlo, acepté por necesidad pensando que se trataba de droga blanda. Vi que no era hachís, sino otra cosa y con el tiempo me di cuenta de que los bidones que habíamos descargado en el cabo Touriñán llevaban cocaína. Fue cuando dije que en eso no quería estar metido por el daño que me había causado la droga a mí y por la muerte de mis amigos. Por eso fui al programa 'Corazonada' de Gayoso en la TVG para denunciar que se estaban descargando toneladas de cocaína. Eso me costó una detención y al poco tiempo y pasé a colaborar. Un arrepentido convencido como yo no se va a repetir en la historia del narcotráfico gallego porque yo empecé mi colaboración antes de ser detenido, cuando lo fácil hubiese sido aceptar el dinero y a vivir la vida.

¿Vive con miedo?
Claro que tengo miedo. Yo incluso le advertí a Manuel Baúlo en la Audiencia Nacional que no fuese a vivir a Cambados, pero me dijo que no tenía miedo y después fue asesinado por sicarios colombianos y a su mujer la dejaron parapléjica. Soy consciente de que no puedo volver a vivir en Galicia y menos en Vilanova de Arousa. 

¿Se arrepiente de haberse arrepentido por el trato del Estado?
El juez Garzón reconoce que nos tendrían haber protegido de por vida o buscarnos un medio de subsistencia en el extranjero como nos prometió él y el fiscal Javier Zaragoza. Hoy habría colaborado de otra manera. Le pusimos el cascabel al gato y nos han dejado tirados. La Fundación Galega contra o Narcotráfico, Érguete y la sociedad tampoco han estado a la altura. Pedí también ayuda a Rajoy y a Feijóo y ni me han contestado.