GALICIA

Rajoy reivindica el "sentidiño" de Albor ante desafíos como el catalán

Núñez Feijóo defiende la vigencia del Estado de las Autonomías frente a las "quimeras imposibles", en referencia al 1-O 

Rajoy entrega a Fernández Albor la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo, en presencia de Núñez Feijóo y Santalices.
Rajoy entrega a Fernández Albor la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo, en presencia de Núñez Feijóo y Santalices.
Rajoy reivindica el "sentidiño" de Albor ante desafíos como el catalán

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, reivindicó ayer el  "sentidiño" de políticos como Gerardo Fernández Albor y reclamó a los dirigentes catalanes que apoyan el referéndum anulado por el Tribunal Constitucional que reflexionen y vuelvan "a la racionalidad y a la legalidad". En un acto de homenaje al primer presidente autonómico gallego, que acaba de cumplir cien años y al que le impuso la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo, Rajoy dijo que sería "positivo exportar" el "sentidiño" que representa.
"Cuando uno se pone en contra de la legalidad y de la racionalidad hay que pensar, sobre todo si lo hace a la brava, que nada bueno puede producir con su actuación. Pero cuando uno es capaz de rectificar también entiende todo lo bueno que se puede producir para él y los demás. Creo que eso es el sentidiño", afirmó en alusión a los dirigentes catalanes favorables al referéndum.
Antes del acto, Rajoy dijo que no quiere entrar en polémicas ni con el presidente de la Generalitat ni con nadie y recordó a los alcaldes catalanes que apoyan la consulta que sólo tienen que hacer una cosa: "Que cumplan la ley". Sobre nuevas acciones que pueda llevar a cabo el Gobierno para evitar la celebración del referéndum ha evitado hablar sobre "lo que puede suceder en el futuro", si bien reiteró que "no se va celebrar" porque es "la liquidación de la voluntad mayoritaria de los españoles, de los derechos de la inmensa mayoría" de los españoles.

referéndum ilegal
El presidente del Gobierno incidió en pedir a los alcaldes catalanes que apoyan la consulta y que en la mañana de ayer se concentraron en Barcelona que es "razonable pedirles que no colaboren en la celebración de un referéndum ilegal". También aludió a la presencia en esa concentración de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, de quien recordó que ella misma "ha dicho que no va a ceder locales para la celebración" del referéndum, por lo que "no hay nada que decirle". 
También explicó que "ningún gobierno", ni el actual ni ninguno de España puede "de ninguna manera aceptar lo que está ocurriendo en estos momentos en Cataluña" y mostró su determinación de que el Estado de derecho, la ley y la democracia "no van a aceptar esto de ninguna de las maneras".
En el mismo acto, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, defendió la vigencia del Estado de Autonomías contra las "quimeras imposibles" iniciadas por el independentismo en Cataluña que han derivado en "una burla a la legalidad, a la democracia y en un menosprecio al Parlamento". Durante la conferencia "Galicia y los desafíos del Estado de las Autonomías" pronunciada en la clausura del simposio dedicado a Fernández Albor, el titular de la Xunta defendió el "galleguismo inclusivo" frente a los "nacionalismos exclusivos".
Según Feijóo, además, el independentismo en Cataluña logró la "exhumación" de un adjetivo que se creía desterrado del vocabulario político: "la palabra traidor". "Cuando alguien es considerado traidor estamos ante síntomas de que se camina hacia algún tipo de totalitarismo", afirmó.

"Un hombre de Estado que representa la mejor defensa de la nobleza política"

El presidente que echó a andar el autogobierno en Galicia, Gerardo Fernández Albor, recibió ayer en un sentido homenaje en la Cidade da Cultura y, de manos del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo. En la clausura del simposio sobre el expresidente de la Xunta, el titular del Ejecutivo, destacó lo "especial y emocionante" de este acto: "A pocos actos he acudido y acudiré con tanta convicción y alegría como al de hoy", subrayó, y consideró que "lo importante va más allá de la cifra" -esta semana Albor cumplió 100 años-.
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, comparó lo que representa la figura de Albor para el autogobierno de Galicia con lo que supone la de Adolfo Suárez para la democracia española. "En la Galicia de hoy nos sentimos herederos de su palabra, obra y 'sentidiño", indicó, para luego ensalzar su contribución "a tres grandes realidades: unificar Europa, España y Galicia".
El último en intervenir fue  el homenajeado. "Si cierro los ojos me parece que fue ayer cuando constituimos el primer Parlamento autonómico gallego, y ya han pasado 35 años", rememoró Albor. "Allí estaba Mariano Rajoy Brey, el diputado más joven de la Cámara gallega. Les mentiría si dijese que ya intuía entonces que sería presidente del Gobierno", bromeó ante las risas del jefe del Ejecutivo, para luego hacer hincapié en que apostó por él.
Albor también se refirió aFeijóo: "Dijo hace unos días que soy como un carballo centenario. Me han mandado uno hace poco y ya lo he plantado", volvió a bromear, causando las risas de los asistentes, entre los que se encontraban el alcalde de Santiago, Martiño Noriega; la presidenta del Congreso, Ana Pastor, y el presidente del Parlamento, Miguel Santalices.  "Tienen razón, mis raíces están en la tierra gallega y los brotes más tiernos sueñan con acariciar los cielos", dijo, y añadió que contempla la Galicia "moderna y emprendedora" y asegurar que estamos ante otra Galicia y otra España a las de hace años: "Aunque algunos apóstoles del 'no' insistan en negarlo".
"El camino recorrido valió la pena. Creo en el futuro porque creo en las personas y juntos podéis hacer grandes cosas", finalizó el presidente que echó a andar el autogobierno de Galicia, quien ha enviado "un beso grande a todos", especialmente a su presidente, Mariano Rajoy: "Para que continúe luchando por nosotros".