GALICIA

Miles de personas critican en Santiago los recortes sanitarios

La movilización de SOS Sanidade Pública no contó con el respaldo del Consello de Colexios Médicos 

Caballero, Pontón y Villares, junto a sindicalistas del sector sanitario, en la plaza de la Quintana.
Caballero, Pontón y Villares, junto a sindicalistas del sector sanitario, en la plaza de la Quintana.
Miles de personas critican en Santiago los recortes sanitarios

nnn Miles de personas salieron ayer  a la calle en Santiago de Compostela para protestar contra la privatización de servicios y los recortes presupuestarios que consideran que han afectado al sistema de salud pública en Galicia. La marcha, convocada por la plataforma SOS Sanidade Pública y apoyada por distintos colectivos -entre los que no se encontraban los cuatro colegios médicos gallegos, que el pasado viernes emitieron un comunicado conjunto desmintiendo su respaldo al acto, como habían afirmado los convocantes- discurrió por varias calles de la ciudad y contó además con el respaldo de varios partidos políticos en Galicia y de los sindicatos mayoritarios en el sector, que reprochan que las políticas del Gobierno de la Xunta, presidido por Alberto Núñez Feijóo, ha beneficiado a empresas privadas.
Los manifestantes salieron del céntrico parque de la Alameda de la capital gallega poco después del mediodía y emprendieron un recorrido por las principales calles del centro de la ciudad para luego penetrar en casco histórico hasta la plaza de la Quintana, donde concluyeron su protesta. Por el camino, los participantes, encabezados por una pancarta con el lema "SOS Sanidade Pública. Sanidade pública en perigo. Defendámola!", entonaron distintas consignas contra la política de la Xunta y algún colectivo llegó incluso a pedir incluso la dimisión del titular de la Consellería de Sanidade, Jesús Vázquez Almuiña.

rechazo a la privatización
"No a la privatización", "Feijóo, atiende, la sanidad no se vende", o "Servicios públicos y de calidad" fueron algunos de los cantos más repetidos durante la manifestación. Entre los manifestantes figuraban colectivos específicos de los servicios de atención primaria y de urgencias, además de empleados de ambulancias, que desarrollan actualmente una huelga, para reclamar más recursos humanos y materiales que redunden en una mejor calidad asistencial de la población.
En la plaza de la Quintana, los organizadores de la manifestación leyeron un manifiesto en el que criticaron el rumbo político de la Xunta en la gestión del sistema de salud pública y han detallado las reivindicaciones específicas que llevan reclamando desde hace años. En el documento, SOS Sanidade Pública advierte de que "uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo", en referencia al  gallego, está siendo "derrumbado poco a poco para dejar espacio al sector privado" y a empresas multinacionales que ven en "una gran oportunidad de negocio".
En este sentido, criticaron el descenso de los presupuestos para el sistema de salud pública, la reducción de médicos y enfermeros, la supresión de camas en hospitales y otros iniciativas que han empeorado la calidad de las prestaciones asistenciales. Como consecuencia de ello, según los convocantes de la manifestación, se han masificado los consultorios médicos y deteriorado la atención. 

El Sergas lamenta mentiras sobre un sistema "cada día más eficaz"

El gerente del Servizo Galego de Saúde (Sergas), Antonio Fernández-Campa, defendió que el "sistema sanitario gallego es muy bueno" y hay que estar "orgulloso" de él, y lamentó que durante las manifestaciones convocadas para reclamar mejoras, como la de ayer, se haga "alusión a cuestiones que no se adaptan a la realidad". Aunque ha afirmado que "es legítimo que organizaciones políticas y plataformas lleven a cabo este tipo de movilizaciones", incidió  en que "el sistema sanitario gallego es muy bueno" y comprometió todo el trabajo de la Xunta para mejorarlo.
"Desde la Xunta y el Sergas tenemos que trabajar para seguir mejorando cada día este sistema, tratar de resolver las dificultades que se pueden presentar en cada momento" y "para que los gallegos se sigan sintiendo orgullosos del sistema sanitario gallego" con un sistema "cada día más eficaz", manifestó.
Tras mostrar su comprensión ante la preocupación ciudadana sobre la sanidad, censuró que los convocantes de las protestas o manifestaciones realicen en ocasiones afirmaciones que "no se ajustan a la realidad". En concreto, apuntó a que en la manifestación celebrada hace casi un año en Santiago, en febrero de 2018, también se "decía que se iban a cerrar los hospitales comarcales, lo que era absolutamente falso, también se decía que la ley de garantías tenía por objetivo privatizar el sistema, y un año después de la entrada en vigor 43.000 pacientes fueron operados y se hicieron pruebas diagnósticas dentro del Servizo Galego de Saúde". n