CASO DIANA QUER

Galicia honra a Diana y el caso sigue con "El Chicle" y su mujer investigados

Galicia, una tierra abatida, honra la memoria de la joven Diana Quer, cuya vida se segó de forma trágica, mientras la causa abierta cuando se denunció su desaparición prosigue ahora con el único detenido y su mujer ostentando la condición de investigados.

Galicia honra a Diana y el caso sigue con "El Chicle" y su mujer investigados

El juzgado de instrucción número uno de Ribeira ha acordado, en un auto divulgado por el Tribunal Superior de Justicia de Galicia, la reapertura de la causa, que fue archivada de forma provisional hace casi nueve meses y que volvió al primer plano al finalizar el año y ser localizados sus restos.

La nave industrial abandonada de Asados (Rianxo, A Coruña), en la que se halló el cadáver de Diana Quer después de que José Enrique Abuín Gey, alias "El Chicle", guiase a los investigadores hasta allí, ha ido convirtiendo con el paso de los días sus alrededores en un improvisado altar en honor de la joven, que fue encontrada en este lugar en la madrugada del 31 de diciembre.

Girasoles, rosas y siemprevivas se acumulan junto a una decena de cirios, algunos de ellos todavía encendidos pese a los rigores de una lluvia que, a pesar de ser tenue, no deja de caer sobre el edificio, ahora precintado por la Guardia Civil, y al que no se permite el acceso desde que el cuerpo fue retirado.

En una de las velas depositadas en este pequeño homenaje póstumo a la desaparecida Diana se puede leer la siguiente inscripción: "Te arrebataron la vida y los sueños, pero tu recuerdo siempre permanecerá. Todas somos Diana. Ni una menos, terrorismo machista. Asados, Rianxo y Galicia lloran. Nosotras lucharemos por ti. Justicia. Descansa en Paz, Diana".

Es una más de las múltiples muestras de afecto, -como las banderas a media asta que ondean en la casa consistorial-, que los vecinos de la zona han querido tener con la joven asesinada cuando regresaba a su casa después de una noche de fiesta en la cercana localidad de A Pobra do Caramiñal, en el pasado agosto de 2016.

El foco de atención de esta mañana, sin embargo, ha estado a apenas unos doscientos metros del lugar donde fueron hallados los restos de Diana Quer, ya que allí se encuentra la vivienda de los padres del presunto autor de este homicidio, que en esta jornada han recibido la visita de representantes del ayuntamiento de Rianxo.

La teniente de alcalde, Adelina Ces, ha pedido a los medios que respeten la intimidad y la tranquilidad de una familia que ahora vive alterada por lo sucedido y ha explicado que, desde la corporación, pondrán un psicólogo para facilitar la vuelta al entorno escolar de la hija del presunto homicida.

"No hay más", ha respondido por su parte desde el interior de la vivienda el padre del Chicle, que se ha negado a hacer declaraciones públicas pese a la insistencia de los periodistas después de que en el día de ayer tanto él como su mujer fuesen abordados para hablar de su hijo.

Hasta el inmueble de Asados se ha desplazado también, pasado el mediodía, la mujer del asesino confeso, Rosario Rodríguez, que ha permanecido en la casa durante varias horas, durante las que ha trascendido su imputación en el caso Diana Quer, reabierto ahora nueve meses después de su archivo al entender el juez -expone en un auto- que existen nuevos indicios de delito que podrían ser atribuidos a Abuín Gey.

En concreto, el magistrado competente cita la posible comisión de un delito de detención ilegal y otro de homicidio o asesinato, así como la posibilidad de otro adicional de atentado contra la libertad sexual.

El auto agrega que no se puede descartar la participación de la mujer en los mismos, por lo que decreta su investigación y expone que procede tomarle declaración a la misma.

Asimismo, se incluye la declaración como testigos de dos personas más y se fija para mañana, día 4 de enero, a las 11 horas, la declaración del principal investigado, aunque todavía no se ha confirmado si se hará de modo presencial o mediante vía telemática al hallarse el mismo preso en el centro penitenciario de Teixeiro (A Coruña).

Mientras tanto, continúa el proceso de análisis de los restos mortales de Diana Quer, después de que fuesen trasladados desde la sede compostelana del Instituto de Medicina Legal de Galicia (Imelga) al Centro Antropológico Forense de Verín.

El estado de saponificación del cuerpo tras más de un año sumergido en el agua dificulta este trámite, ya que requiere de una serie de procedimientos previos para que los especialistas puedan verificar las lesiones sufridas por la joven y confirmar las causas de su muerte.

Del mismo modo, el deteriorado estado de los tejidos blandos del cuerpo de Diana complica dictaminar si se cometieron o no abusos sexuales por parte del asesino confeso, lo que impediría presentar prueba de cargo para uno de los posibles delitos atribuibles al Chicle.