DESAFÍO SOBERANISTA

Feijóo critica el "engaño continuado y chapucero" del presidente catalán

Respalda que Rajoy "requiera más claridad" antes de adoptar medidas

Feijóo critica el "engaño continuado y chapucero" del presidente catalán

n n n El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, cargó ayer contra el "engaño continuado y chapucero" que, a su juicio, ratificó en la pasada jornada su homólogo catalán, Carles Puigdemont, y avaló que el jefe del Ejecutivo estatal, Mariano Rajoy, "hable claro" y requiera "claridad" antes de "medir" las acciones que habría que adoptar en el marco del artículo 155 de la Constitución.
"Los gobiernos necesitan certezas", proclamó Feijóo, en una rueda de prensa en la que criticó las "chapuzas" de los responsables de la Generalitat. "Todos estamos perplejos, porque es difícil hacer más chapuzas" por parte de un Gobierno "usando y engañando a su pueblo y al conjunto de los españoles".
Tras la reunión semanal de su Gobierno, que se ha adelantado al miércoles porque este jueves 12 de octubre, Día de la Hispanidad, es festivo, Feijóo ha incidido en que la ley de desconexión fue "una chapuza" como también fue "chapucero" el referéndum independentista del 1 de octubre y la declaración formalizada en la pasada jornada.
A juicio del presidente gallego, "el engaño continúa" y los dirigentes de la Generalitat no solo han "dividido" a los ciudadanos de Cataluña sino también "a los independentistas entre sí". "Cada día asumen más responsabilidad de la que tienen que dar cuenta", advirtió, convencido de que "el objetivo final no es una nación", sino "un negocio para perpetuarse en el poder". Este "negocio para perpetuarse en el poder" consiste, continuó Feijóo, q en "estafar al pueblo al que dicen representar y ahora también a los propios independentistas". Todo ello basándose "en el incumplimiento sistemático de la Constitución, del Estatuto y ahora de sus propias leyes".
Preguntado acerca de si está de acuerdo en dialogar con Cataluña en respuesta a la oferta planteada por Puigdemont, Feijóo ha rebajado la validez de la misma y ha señalado que solo hay que ver "el documento firmado a espaldas" del pleno del Parlament para comprobar que "no hay interés" real en el "diálogo".n