GALICIA

La familia de la asesinada en el CHUO cree que el móvil fue la herencia

Aseguran que el presunto asesino cambió el testamento en favor de la hija

Aniceto Rodríguez, a la entrada del juzgado de Verín.
Aniceto Rodríguez, a la entrada del juzgado de Verín.
La familia de la asesinada en el CHUO cree que el móvil fue la herencia

n n n Familiares de Isabel Fuentes, de 65 años, acuchillada el 8 de mayo del año pasado en el CHUO cuando se recuperaba de un grave traumatismo craneoencefálico ocasionado por un martillo, creen que el móvil de su muerte fue el económico. Ayer, durante la comparecencia del presunto asesino, Aniceto Rodríguez, de 78 años, en el juzgado de primera instancia e instrucción número 1 de Verín, recordaron que éste cambió el testamento en favor de la hija que tuvo como fruto de otra relación, que en la actualidad "es la única heredera de todo lo que tenían", aseguró Ramón Blanco, primo carnal de la fallecida. "La vivienda que tenían en la localidad de Pazos continúa precintada por la Guardia Civil", recalcó el familiar.
Aniceto Rodríguez e Isabel Fuentes llevaban juntos 26 años, aunque solamente dos de casados. Durante su relación no tuvieron hijos. Ayer Ramón Blanco, acudió, junto con otra prima, Dolores Blanco, a las dependencias judiciales de Verín para increpar y reprochar  a Aniceto Rodríguez, que llegó sobre las 10,10 horas en una ambulancia. En la entrada del edificio judicial había más vecinos de Pazos, que nada más apearse el presunto asesino comenzaron a gritarle, tal y como sucedió en comparecencias anteriores, "verdugo", "sinvergüenza", "no deberías venir en coche, tendrías que venir arrastrándote", exclamaban. 
Aniceto Rodríguez ni los miró. Apoyado en un técnico sanitario y escoltado por dos guardias civiles, entró en el edificio judicial, donde permaneció apenas tres cuartos de hora. A la salida, familiares y vecinos volvieron a increparle con frases como "asesino", "teatrero" y "actor". Su abogado defensor, Jorge Temes, recordó que el hombre se acogió a su derecho a no declarar, argumentando que le acusan de dos delitos, uno de asesinato consumado y el otro en grado de tentativa.
A la comparecencia, con la que se cierra la instrucción del caso, no acudió la Fiscalía ni el abogado de la Xunta.
La abogada de la acusación particular ejercida por la familia de Isabel Fuentes, Beatriz Seijo, también dejó claro que el presunto asesino se había acogido a su derecho a no declarar, "pero apostilló que lo hacía para no hacerlo mal, perjudicarse", dijo la letrada, puntualizando acto seguido, que esta coletilla "nos sirve para argumentar que no está mal mentalmente, que sabe lo que hace y dice", aseguró.
El estado mental de Aniceto Rodríguez es la principal baza de su defensa para rebajar la responsabilidad penal.
Ahora, las partes tendrán que presentar sus escritos de acusación y defensa y acto seguido se abrirá el juicio oral, previsto inicialmente para principios del próximo año, sin jurado popular.
Los familiares de la fallecida se mostraron de nuevo molestos con toda la instrucción del caso que, a su entender, ya lleva retraso. "Solamente hace pedir pruebas y más pruebas cuando todo está muy claro", lamentó Ramón Blanco.
Se quejan de que la jueza cuando se produjo la primera agresión no tomara medidas, dictara una orden de alejamiento. "Iremos hasta donde haga falta para que condenen a esa jueza. La instrucción fue un desastre", añadió. n