GALICIA

La crisis de En Marea, un paso más hacia la ruptura definitiva

Anova, Podemos y EU intentan refundar la coalición sin contar con el grupo liderado por Villares

Luís Villares, durante la rueda de prensa que ofreció ayer para justificar el proceso de ruptura.
Luís Villares, durante la rueda de prensa que ofreció ayer para justificar el proceso de ruptura.
La crisis de En Marea, un paso más hacia la ruptura definitiva

Las elecciones del 28 de abril son el escenario para el nuevo frente del rupturismo gallego, de forma que para lo que ellos entienden como una votación para afrontar la batalla frente a la “extrema derecha”, unos apuestan por reeditar las fórmulas de confluencia creadas en 2012 con AGE mientras que otros apuestan por reforzar En Marea como partido, algo completamente imposible en la actualidad dada la grave crisis interna por la que atraviesa la formación y sus "aliados".

Con las heridas que generaron las elecciones internas de En Marea -de las que Luís Villares salió vencedor- todavía abiertas, los comicios estatales suponen un paso más hacia ia escisión que, esta vez podría ser definitiva.

Los partidos que supusieron el germen de la izquierda rupturista en Galicia -Anova, Podemos y Esquerda Unida- apostaron claramente por volver a los inicios y, con motivo de las elecciones generales, refundar una alianza de partidos que les permita teniendo independencia de acción por lo que la coalición es la fórmula elegida.
Para ello, desde los tres partidos han avanzado el inicio de un proceso de diálogo que, a tres bandas y sumando a las mareas municipales, debería desembocar en una coalición aún sin nombre. Los que buscan es constituir una "alternativa de coalición y suma" que permita "refundar la unidad popular en Galicia" para que el espacio "sirva realmente" como motor también de los espacios municipalista, todo ello, mediante un diálogo fraterno en el que no nombran a En Marea. Las conversaciones comenzarán la semana próxima y en ellas, según han explicado a Efe, también tendrán peso los alcaldes del cambio.

la “vieja dinámica"
Frente a ello, el portavoz de En Marea, Luís Villares, rechazó ayer concurrir a las elecciones generales bajo la “vieja dinámica” de coalición electoral que no permite la participación plena de todos los inscritos y limita la toma de decisiones a las cúpulas de los partidos.
En rueda de prensa, Villares dijo que la mejor fórmula para concurrir al proceso electoral del 28 de abril es bajo el paraguas de En Marea, que nació en 2016 para superar la fórmula de coalición que en las pasadas elecciones generales impidió que la confluencia gallega contase con grupo parlamentario propio en las Cortes.
En su opinión, la opción elegida en aquel momento fue “un error”, por lo que ha llamado a aprender de los mismos: “Tenemos que aprender de nuestros errores y fue un error presentarse con una fórmula jurídica que no permitiese tener grupo parlamentario propio, los que estén hablando de reeditar la coalición saben que vamos a repetir el error, y lo saben", lamentó.
La única “forma jurídica” que garantiza esa representación en el Congreso es la de partido y no la coalición que pretenden reformular y relanzar las tres formaciones que originaron la confluencia -Podemos, Esquerda Unida y Podemos- “no queremos engañar a nadie y no queremos que nos engañen”, afirmó. Con la fórmula de partido, “cada persona” tendrá “capacidad plena de participación” algo que con la “vieja dinámica” de coalición no sucede, y añadió que de esta forma no existirán “militantes de primera y no de segunda”, no se dará un escenario en el que unos “tengan que pegar carteles y otros decidan el rumbo del partido”. A su entender, es necesario que todos participen, y "arrimen el hombre para conseguir una candidatura grande y ganadora que no esté hipotecada ni subordinada" a otras fuerzas políticas en momentos de negociación.n