GALICIA

El 'cáncer' del castaño afecta a 56 municipios ourensanos

La provincia concentra el 90% de los tratamientos que acomete la Xunta, Viana y Riós en cabeza

El 'cáncer' del castaño afecta a 56 municipios ourensanos

n n nLa inoculación de cepas hipovirulentas centra la lucha contra el chancro ('cáncer' o "cancro") del castaño (Cryphonectria parasítica) que desarrolla la Dirección Xeral de Ordenación Forestal, que la concentra en la provincia ourensana, la más castigada por el hongo y el destino de aproximadamente el 90 % de los tratamientos. En 2016, fueron 15.048 los aplicados en 56 concellos de la provincia, siendo los que más recibieron Viana (2.151), Rios (1.646), Manzaneda (1.552), O Barco (876) y O Bolo (789), según los datos facilitados por la Consellería do Medio Rural.
Al día 10 de marzo de 2017 las inoculaciones realizadas en Galicia habían sido 8.236, aunque las previsiones de la Consellería do Medio Rural contemplan vacunar 26.000 castaños. De esta manera, continúa una guerra que comenzó en 2011 y que encabeza la Estación Fitopatolóxica de Areeiro, dependiente de la Deputación Provincial de Pontevedra. En este periodo, el número de solicitudes pasó de las 93 de los primeros meses a las 1.500 de 2016, cuando en toda Galicia fueron tratados 16.037 castaños. En todos estos años, el total de ejemplares inoculados se aproxima a los 70.000.
El director xeral de Ordenación Forestal, Tomás Fernández-Couto destacó la labor desarrollada, considerando que los resultados son "moi satisfactorios". También valora favorablemente este programa Jesús Quintá García, presidente de la Indicación Xeográfica Castaña de Galicia. "Está funcionando. A vacunación está sendo bastante intensiva", afirmó.
El chancro del castaño es producido por hongos que se introducen en el árbol aprovechando cualquier herida, pues el hongo es incapaz de superar la corteza. Después, se propaga rápidamente, llegando a causar la muerte del castaño. Esta circunstancia lleva a los técnicos de la Xunta y de Castaña de Galicia a insistir en la necesidad de desinfectar todos los útiles que manejan los productores.
Si el chancro está presente, entonces solo cabe inocular cepas hipovirulentas del hongo, carentes de poder patógeno. En todo caso, el Centro de InvestigaciónForestal de Lourizán desarrolla varias líneas de trabajo encaminadas a reforzar las variedades de castaño y hacerlas más resistentes a plagas y enfermedades.n